28 mar. 2010

X. Confianza o temor.



Cambié la otrora prioridad de tener por la de ser, y aún no percibo "ventaja" alguna.

Confieso que alguna clase de expectativa monta su tinglado a mis espaldas y ahuyenta toda posibilidad de, siquiera intuir, cómo ha de sentirse alguien que simplemente aspira a ser sin adjetivo que lo etiquete.

Me resulta obvio que, sólo ser, no es fácil para casi nadie; aunque tampoco me consuela que sean tantos los que comparten esa dificultad.

Pobremente constato una clave, que sin embargo es clave aprehender, que aconseja ir hacia lo más blando de las resistencias, aprendiendo a distinguir la energía que quiere cooperar de la que quiere irse, para absorber el beneficio que nos trae y saber soltarla cuando lo concluya.

Soltar... porque toda retención antes o después entraña sufrimiento, y qué es sino retención, incluso ya desde el plano mental, cualquier manifestación del miedo.

El temor frena, aunque en otro sentido dispare. Provoca reacciones impetuosas, pero también indeterminación anímica, que no deja de ser otra forma de miedo que se hace abstruso, o hasta puede que ignoto, de puro sortearlo.

Soltar es sinónimo de fiarse, es tener fe en el orden mismo que, explicado ¿inútilmente? desde incontables puntos de vista, seguramente lo sepa mejor que nadie. Aunque parezca mentira y escape al raciocino de la especie humana, que en su soberbia más o menos inconsciente, se cree la medida de todas las cosas.

Y eso a pesar de que el Universo nos enseñe sin cesar, con el claro exponente que representa la ciencia para tales menesteres, lo ínfimos que somos en el conjunto global en el que estamos inmersos.

1 comentario:

PazzaP dijo...

Nebroa says:
29 de marzo de 2010 01:01
He de confesar que estaba deseando que volvieras. Cuando te leía en algún comentario hace ya un tiempo decidí venir a leerte, decías palabras interesantes y quise investigar. Vuelves y me alegra, vuelves y además lo haces con esos 3 primero párrafos que definen basicamente quién quería 'ser' en esots últimos meses y qué 'soy' en realidad...

PazzaP says:
29 de marzo de 2010 18:50
Me alegro con tus alegrías.

Amanda says:
30 de marzo de 2010 18:22
"Lo más blando de las resistencias..."

Mis apegos, inspirados por mis profundas necesidades jamás satisfechas con plenitud, son el hueso de mis resistencias. Para ir hacia lo más blando, habría de deshuesarme

Con el tiempo un hambriento puede superar su hambre. Con el tiempo... Y con un poco de suerte, también su dolor.

Si todo esto es un sueño, me pregunto cuándo cesará...

PazzaP says:
31 de marzo de 2010 04:09
Las respuestas están en ti, Amanda...