6 ago. 2010

Entrada inquietante.

He encontrado un extraño blog. Se llama "Ser normal pasó de moda". Me he permitido el lujo de replicar a sus frases aquí porque me han resultado de lo más estimulantes. En tanto que siempre he creído que todas las formas de comunicación son válidas si los integrantes del diálogo así lo consideran, un blog es una vía interesante no sólo para verterse uno a sí mismo con todas las consecuencias, sino también como plaza de intercambios mínimamente reglados para la comodidad de todos. También con todas las consecuencias, claro. Mis respuestas van en cursiva tras la barra.

23/02/2010.

Si ser normal fuera fácil no estarías leyendo esto. / Cierto, pero si cada uno es único, ¿qué es ser normal en realidad? ¿Olvidarse de eso y homogeneizarse por imitación?


Ser normal no es fácil. /Pero lo somos, incluso a pesar de no serlo. Hay una amnesia extraña que nos programa para frenar la energía de nuestra originalidad.

Si lo fuera, te ganarías la lotería mañana y usarías el dinero para satisfacer tus fantasías, decepcionarte más de la vida, e iniciar tu cruzada a lo anormal./Si ganar la lotería fuera normal, dejaría de ser lotería.

Tus seres queridos harían un compromiso contigo para hacer lo que fuera necesario para apoyarte en tu transición hacia una nueva vida. Cero reclamos, cero ataduras. / Precisamente lo difícil de ser normal es mantenerse emocionalmente cristalizado en el pasado. Nuestra fidelidad a los conflictos es heroica, mientras el muro del miedo ondea su imagen ilusoria.

Si ser normal fuera fácil, sufrirías una iluminación espontánea, y todos tus deseos y aberraciones se esfumarían. / Si fuera fácil, no abriríamos el parpado de la conciencia para y hasta que lo natural y lo normal fuesen lo mismo.

Tu jefe te llamaría y te encomendaría un nuevo puesto que consiste en hacer sólo lo que amas. / Eso sí que sería lo natural en un lugar de la normalidad en el que al jefe no le costara tanto ser rematadamente normal.

Leerías un libro de auto-ayuda y todos tus malos hábitos desaparecerían, e iniciarías una disciplina diaria que te llevaría al éxito rotundo. /Si fuera fácil ser normal, no haría falta leer libros para autoayudarse. El hacer de otros que tienen más amor, obraría temporalmente el milagro para los que tiene menos amor.
Harías un plan para tener la vida de tus sueños y lo cumplirías a cabalidad día tras día. / Si fuera fácil, sí. Seguramente haría un plan onírico de lo más creativo con el que sería amorosamente congruente.

Dejarías de decir excusas y aceptarías que es responsabilidad tuya estar donde estás. / ¡Ya lo creo!

Se te aparecería un gran maestro oriental, y sin costo alguno te guiaría por el camino del despertar. /Jaja... esa es buena…

Tus amigos te escribirían un email diciéndote que no necesitan a tu viejo yo, y que dejarán de demandar que vuelvas a tus vicios de siempre. / Si fuera fácil ser normal, mis amigos me escribirían o no, pero no para esas cosas, sino tal vez para otras de mayor conciencia y calado espiritual.

Te contactaría una fundación caza-talentos y te daría una beca de 3 años para desarrollar lo que más te apasiona. /¡Tan buena como lo del maestro altruista! :)

Enfrentarías a tu propia sombra, perdonarías a tus angustiadores, y buscarías a los que amaste. /Si fuera fácil, todo eso lo sería también... Los está siendo de hecho. ¿Será que ya no soy normal...?

Un pariente lejano te dejaría una herencia con la que pagas tu hipoteca. /¡Qué va! En realidad ya no habría hipotecas, puesto que la organización social sería otra muy distinta.

Te entregarías al amor y usarías sus amargos bocados para aprender a amar mejor. /Sí, tal cual.

Te atropellaría un auto y despertarías en el paraíso celestial rodeado de arpas y jugosas uvas. /Jaja… Pero sólo un ratito, ¿eh?

Si ser normal fuera fácil, no estarías buscando una respuesta en la blogosfera de porqué te sientes atrapado en tu propia realidad. /Bueno, vale, confieso que por aquí me habéis pillado; pero esto no se dirime con dos palabras, que lo sepáis. :s

Harías un compromiso con tu cambio, aceptarías que la vida es corta y que no vale la pena seguir viviendo así. /Si fuera fácil, seríamos felices ya, ¿no? ¿O tampoco…? ¿Eh…? ;)

Pero resulta que ser normal no es fácil. /Lo que pasa es que si decimos tantas veces que es difícil, quedaremos programados perdidos con la dificultad y eso confundiría el camino hacia la anormalidad. Que por cierto, aún no sé si para vosotros, anormal y no-normal, es lo mismo. Por eso yo prefiero decir natural, que en el lenguaje del amor es lo más inequívoco. Tenéis que probarlo.

Lo ordinario es una prueba. Una pregunta que Dios te hace. ¿Quieres vivir de verdad? Pasa la prueba o devuélvete a esta realidad pre-configurada, donde tus verdaderos sueños no tienen espacio. /Si ser normal fuera lo normal, o lo natural, esa pregunta sería la más inquietante que te puedes encontrar un día… Y a partir de ahí, jamás dejarás de escucharla como un suave eco de fondo, especialmente en los momentos de mayor vacío existencial. Nuestro programa mental es la caña… ¡Menudo ingeniero es Dios! Espero, no obstante, que no le pase como al de la viñeta de Quino que he colgado dos entradas más abajo. Menos mal que esa imagen de Él es tan sólo humana…

Para graduarse de normal hay que cruzar las brazas de la transición. /Entiendo que ‘brazas’, son brasas, de esas que te queman como el fuego concentrado que son. Bueno, de acuerdo con la imagen siempre que quemar sea sinónimo de morir a lo viejo.

Ser anormal es bueno porque hay pocos. Porque hay espacio para lo que nunca fuiste y deseaste ser. No hay un hacinamiento que te impida pisar el terreno que sabes que debes pisar. /¿Seguro que esa es una buena campaña de venta? :) ¿No sería mejor que hubiera muchos, porque sabríamos que el espacio para ‘ser’ no sería un problema? ¿Pero no era imprescindible una masa crítica para consumar el cambio global?

Tal privilegio está reservado para los que aceptan que ser normal no es fácil. Y que vivir la transición es aún más duro. /El único privilegio debería ser que Dios te diera la Gracia en este rango de dificultad que el espíritu ha de acatar en la aventura humana.

Ahora que ya sabes que ningún mesías va a llegar a salvarte de tu esclavitud ordinaria. Llegó la hora de hacer tus maletas y vivir la aventura más grande de tu vida. /¿Tenéis sitio para mí? ;)

Puede que nunca llegues a ser anormal, pero cruzar el camino nos convertirá en héroes de nuestro destino... /¡Amén!

http://despertardelosnormales.blogspot.com/2010/02/si-ser-normal-fuera-facil-no-estarias.html

Gracias por la cancha. :)


**
A propósito de una entrada de Hermanos Cervantes

3 comentarios:

PazzaP dijo...

Nebroa dijo...
Gracias por tu búsqueda, tu recomendación, tus palabras y tu regalo!
Ya estoy sopeteando por allí ;)

3 de agosto de 2010 01:20

Conguito dijo...
La contradicción es que todos queremos ser normales y originales y únicos a la vez.

Besos

PazzaP dijo...

La cuestión es que todos somos únicos, originales y normales a la vez.

PazzaP dijo...

A mandar, Nebroa.
Gracias a ti.