25 ago. 2010

XVII. Relación es comunicación.


Pero... ¿qué es comunicación?

La Academia de la Lengua dice que comunicar, del latín communicāre, es: "hacer a otro partícipe de lo que uno tiene", "descubrir, manifestar o hacer saber a alguien algo", "conversar, tratar con alguien de palabra o por escrito", "transmitir señales mediante un código común al emisor y al receptor", "extenderse, propagarse".

Es obvio que sin señales no hay la menor posibilidad; en cuanto al código es matizable: en tanto exista un emisor que quiere manifestarse, aun sin objetivo consciente, también puede hacerlo.

Por otro lado tengo que sin emisor no hay señales que valgan; y en cuanto al receptor cada vez tengo más serias dudas, porque…¿hasta qué punto es imprescindible que exista un receptor? Puedo considerar un receptor teórico con el que deseo comunicarme, con el que me comunico de hecho, aunque no sepa de su existencia.

¿Por qué? ¿Para qué?
En algún momento tal vez me lo pregunte. ¿Y qué me diré...?

Drae contesta que por el hecho mismo de descubrir, de manifestar o hacer saber a alguien algo; para hacer a otro partícipe de lo que uno tiene.

¿Y de dónde nacen esos deseos que llevan a la transmisión de tantas y tantas señales, de lo que uno tiene, si lo tiene, y, sobre todo, de lo que necesita? ¿Podría inspirarlos en última instancia la motivación de extenderse, de propagarse uno mismo? ¿Podría hacerlo la creatividad de marras de la que tanto se habla en mi cotidianidad?

Propagar, del latín propagāre, es: "multiplicar por generación u otra vía de reproducción", "hacer que algo se extienda o llegue a sitios distintos de aquel en que se produce", "extender, dilatar o aumentar algo", "extender el conocimiento de algo o la afición a ello".

El deseo de extender lo que uno es, o lo que uno tiene, parece tener todo el sentido en tanto somos animales sociales que no pueden vivir en completa soledad y que además precisan el intercambio para seguir viviendo. Pero para que eso sea posible, ¿no debería tener antes algo que extender; algo que al tiempo interesara a los deseos o necesidades del otro?

Es un hecho que simplemente siendo ya comunico mi ser; y aunque a nadie más en el mundo le importara el mensaje de que 'yo soy', no sería posible escapar a la "realidad" de que estoy viva, en el instante mismo en el que me doy cuenta de que lo estoy. Y aunque ser, simplemente "ser", sin adjetivos, debería bastar, lo que cuenta es que no basta...

Y no puede hacerlo de ninguna manera porque, aunque todos "somos", no sólo somos "unitos" solos, sino un Uno dividido en muchos trocitos que en lo hondo anhelan encontrarse. Puede que con unos más que con otros cuando hay más límites de los necesarios, quizá por miedo a ser menos de lo que ya de todos modos somos, lo creamos o no.

No, a mí no me basta con ser yo simplemente... Y prefiero que así sea, porque pienso que en este barco terrestre, o simplemente 'ser' nos basta a todos, o de un modo completo y absoluto no le bastará a nadie.

El anhelo de encontrarse, en lo hondo... Las vidas solitarias, en la superficie... En medio, la barrera de no querer mirarse...

Por muy solitarias que algunas vidas se hayan vuelto es bastante probable que todo lo que les llevó ahí, no fuera elegido conscientemente. O si lo fue de alguna manera, en algún punto se le escapó la mano. Quizá en los pruritos de su personalidad pasados de vueltas...

A veces se hace necesario nadar contra corriente, porque uno no tiene que ir donde no siente que deba, pero el precio a menudo resulta alto: te quedas muy aislado, y eso no es bueno para la vida. En ese caso para la vida mental, que es la que proyecta mil historias que refuerzan el estado en el que precisamente no se quiere estar.

Y a veces me digo que tengo que relacionarme más, en tanto yo misma considero que relación es comunicación. Pero... aunque ya no espere gran cosa, más que sentirme en paz conmigo por ver si contagio algo de ella a los que se fríen en sus conflictos; aunque no espere, decía, lo cierto es que vuelvo a mi soledad como vuelve el guerrero a su palacio a dencansar, de tanto como me agota la inconsciencia; sobre todo la mía por lo que aún no entiendo y me hastía poniendo a prueba mi confianza y volviéndola impaciencia.

Puede que todo esto sólo sea una secuela mal gestionada, fruto de la neurosis que produce tener que lidiar con el sentimiento de profunda soledad, que, paradoja, aún se acentúa más con la presencia de los congéneres.

¿Por qué digo mal gestionada? Porque ante la inmensidad del Universo, sea enfocado en lo pequeño o en lo grande, como ilustraba un vídeo que colgué unas entradas más abajo, y aun en la consciencia de no ser una célula de las más brillantes y creativas, es un hecho que célula sigo siendo, y que al margen de patrañas egotistas, me debo a la entidad mayor de la que formo parte, sin la cual no soy nada más allá de una célula muerta. Sin embargo, cuando profundizo en esa soledad apuntada, noto que pervive el sentido de derrota de mi pequeñez. De una pequeñez hecha de trocitos de las soledades de otros. Trocitos solitarios que no logran comunicar entre sí lo que en verdad son.

La libertad de ser sin atributos pesa mucho al principio, en tanto te despojas de la esclavitud de demostrar que eres algo concreto; o más aún de la de no serlo, que esa es otra que viste y calza…

**
Imagen tomada de Internet.

4 comentarios:

Amber dijo...

Interesante tu blog. Gracias por visitarme y al hacerlo has hecho que descubriera este rincón que tanto me empieza a gustar-

Que sepas que ya te "Sigo", y eso que acabo de aterrizar aquí. Pero me has cautivado con tus pensamientos y sabidurías. ¡Felicidades!

Entra cuando quieras a mi casa, en el silencio y calidez de las palabras: AlmA AbierTa. ¡Ah! Y me honraría si tú tb me "siguieras" a mí.

Saludos marinos desde el pequeño-gran Mare Nostrum,

Amber

PazzaP dijo...

¿Cautivada...?
No, por Dios,no era esa la idea cuando abrí este sitio. :)
Por favor, libérate ya, incluso del sentido figurado del término que por simpatía eliges para mis letras.

Gracias a ti y ¡saludos desde el bravo Cantábrico!

guille dijo...

La viñeta me ha encantado, siempre me ha sorprendido que los que hacen listas se creen que saldran de super estrellas en las listas de los otros.

A mi el deseo de comunicar solo me aparece cuando encuentro alguien interesante, no tengo demasiada aficion de comunicarme con el mundo mundial.

Si soy muy consciente de que soy solo una infina parte de lo que esta ocurriendo ahora mismo, pero solo puedo preocuparme de esta infima parte y lo que la roza.
Es en lo unico que lo que hago influye.

Tu comunicas muy bien lo que quieres decir.

PazzaP dijo...

Todos formamos parte del mundo mundial, incluso tú. Y como estás por aquí "cerca", y no tienes noluntad de no estarlo, pues presta ¿no?

No tengo yo la sensación de comunicar lo que quiero como quiero, pero si crees que lo hago bien, será que algo de lo que digo te llega y por eso ya nos relacionamos...

Está bien saberlo. Gracias.