5 nov. 2010

Otoño.

Me gusta vivir cerca de los árboles.
Me gustan todos, pero especialmente los de hoja caduca porque ilustran en mi cotidianidad el paso de las estaciones; reflejo directo de las mudanzas de mi corazón.


Nunca antes había tenido el privilegio de ser testigo de la inmensa belleza que esconde algo tan sencillo, con tan sólo asomarme a una de las ventanas de mi nido.


Nunca antes me había gustado tanto el otoño.
Las miles de hojas del suelo no me dan tristeza; como ocurría antes, en mi otra vida; pues ya soy capaz de presentir el latido del vigor que traerá la próxima primavera.


**
Para A. en su 49 aniversario.

11 comentarios:

guille dijo...

Tengo unos cuantos de esos arboles delante de la terraza de casa, y ya a su altura (tercer y ultimo piso).

En otoño se desnudan (como me gusta esa palabra) y dejan pasar la luz.
En verano, cubiertos de holas bien verdes me ocultan de la curiosidad de los peatones, unos metros mas abajo.

No tengo estacion preferida. Cada año gana la que paso mejor acompañada (aunque ultimamente hay demasiados empates).

Nebroa dijo...

Paz... Yo amé el otoño siempre. Desde niña, será porque cumplía años en él y eso me hacía como venir del mismo centro de dicha estación.
Me llama la atención que las hojas en el suelo ya no produzcan tristeza por lo que traerán, por lo que vendrá después, por lo que asomará cuando pase el invierno. Y no sencillamente por lo que traen consigo mismas, por cómo vienen y por cómo se asoman en el suelo en ese preciso instante.
Será que hoy estoy girando en torno al tiempo, lo que es, lo que quiero que sea y cómo me observo esperando...

PazzaP dijo...

:) A las sesudas ni caso, pero a éstas, vaya cómo aparecéis, jeje...
Luego os contesto.

Nebroa dijo...

jajaj las sesudas se quedan muchas veces en la reflexión personal, nada más. Ahora estaba viendo a deepak :)

Bolboreteira dijo...

Qué chulo! Yo también estoy aprendiendo a disfrutar del otoño.
Todo tiene su encanto si sabes buscárselo.
Bicos!

PazzaP dijo...

¡Hala, ya es primavera en mi blog! ¡Vaya pila de hojas que le han salido como por ensalmo!

**
Curioso que relaciones la buena estación con la buena compañía, Guille... ¿Qué me dices de tu estar contigo en ellas, y ya?

**
Dichosa tú que lo amaste siempre, Nebroa. Yo he cumplido la mayoría de mis años en él teñida de tristezas multigrises. La desnudez de las ramas me parecían como dedos retorcidos clamando al cielo su impotencia. Ahora ya sé que las hojas bañadas de luz y de calor, no hacían sino ocultar un lamento profundo que otrora fue perenne.

**
Desde luego, Bolboreteira; aunque vérselo tiene una cierta enjundia que en el fondo es muy simple y al tiempo nada sencilla.

guille dijo...

Cuando estoy conmigo me es igual en que estacion estoy (empatan). Y disfruto cada dia que pasa.

Si alguien me acompaña y aumenta el disfrute esa es la mejor estación.

Es sencillo. Me gusta que sea asi de sencillo.

Gaearon dijo...

Ayer por la tarde, volviendo a casa, descubrí a lo lejos, al borde de un bosque de eucaliptos, el color anaranjado en las hojas de pequeño árbol otoñal. Lamenté ir conduciendo en ese momento, no poder parar a capturar la vista de algo tan sencillo y tan bonito.
Algo tiene el otoño que antes yo no veía.
Pero ese árbol me dijo algo así como "¿Ves? Soy color efímero, pronto estaré desnudo de mis hojas. Pero vendrá un nuevo año y me volverás a ver. Fresco, lozano y lleno de vida de nuevo."

Besos

PazzaP dijo...

El caso es que el otoño siempre tuvo ese algo que anticipa renovación. Creo que poder vérselo es síntoma de madurez del observador cuando ya no proyecta ni cristaliza en él sus cuitas.

Biquiños.

Garabatos Deliciosus dijo...

A mí también siempre me ha gustado el otoño. Me identifico con esos colores ocres y anaranjados y con esos momentazos de manta, peli y si se puedes, chimenea!!

Ayer pasé delante del Retiro y tuve uno de esos momentos en que te das cuenta del paisaje tan bonito que te rodea, más allá del tráfico, el trabajo, las preocupaciones....
un beso y FELIZ OTOÑO!!

PazzaP dijo...

Marrones, ocres y anaranjados... compensando los tenaces verdes. Qué lista doña Leza ;)

Felices garabatos, deliciosa. :)