7 dic. 2010

¡...!

Cuidado con la ira mundial. No ocurra que simplemente seamos un grano doloroso y purulento en el rostro del universo y estén a punto de reventarnos...

Cuidado con esa posibilidad. Quizá fuese mejor calmar la inflamación templando los ánimos. Preguntémonos así, fríamente y de un tirón: ¿Quiero yo ser reventado o seguir disfrutando desde este Poro, de las maravillas que este Cuerpo que nos lleva puede hacer por Amor?

Por Amor también pueden reventarnos cuando el Universo retoce con la Universalidad en un abrazo íntimo.

¡Cuidado con la inflamación, que enferma!

No hay comentarios: