1 dic. 2010

XXII. ¡Ups!

De S.I.



Estoy creyendo que creo que el amor no está realmente fuera; más que el que sacan a pasear los otros, con destellos en su hacer o en su decir, según lo interprete cada uno. Lo sé porque cuando no lucen las calles de mi vida, hace frío en mi alma si no me he cuidado antes de dejar una llamita encendida dentro, para avivar el fuego que necesitaré cuando es la soledad la única que me hace compañía.





Puedo pasar frío si me empeño, pero la verdad es que me siento una privilegiada teniendo lo que tengo, así que, ¡hala, a calentarme en mi chimenea, que ya parece que crepita...!

4 comentarios:

Gaearon dijo...

¿Para qué habrías de empeñarte en pasar frío si es con el calor como más agradables son las sensaciones?
No dejes de echar leña en esa chimenea.
:)
Besossss

Anónimo dijo...

También yo lo estoy creyendo. Aún así y si deseas compañía, me siento a tu vera y a la de la chimenea, nos miramos, nos contamos y compartimos llamitas y calor.
Abrazo combustible, para cuando falte.

Magdalena Malungo dijo...

La soledad se puede disfrutar y el amor en todas partes disputar...

PazzaP dijo...

La soledad se puede disfrutar, pero requiere práctica. El amor que disputa es más necesidad de él que amor.

Tu frase me gusta Magdalena y mis palabras son meras divagaciones que se inspiran en ella.

**

En el entretanto, Gaeron, me encantarían algunos leños para compartir con otros de vez en cuando. Pero hay lo que hay y es mejor tomárselo con calma.

**

Pinta bien lo que dices, Anónimo. Lástima que no quieras mostrarte...

**

A quien le pareció intraducible el texto: Gracias por tu parecer en lo que vale. La subjetividad humana es compleja y variopinta, y dos no necesariamente han de conectarse.