28 oct. 2010

:)


http://www.elsentidodelavida.net/ (Rescatada ahí)

That's the question!
Puede que el humor no te lleve a ningún sitio, pero el llanto tampoco, así que, si lo necesitas, pégate una buena llantina, pero luego tienes que limpiarte los mocos y secarte las lágrimas, que hasta el último hálito hay mucho que hacer. Vamos, digo yo...

26 oct. 2010

XIX. Me dice un amigo...

... que por qué no escribo más, que le entraña mi ausencia de cuatro días...

Se ve que aún no sabe de mi poliédrica actividad mental...

Al principio, prefería no leerme por aquí a pesar de haberme pedido la dirección, porque, argüía, lo que se iba a encontrar era una especie de subpersonalidad, un ente pseudoficticio, y que prefería conocerme en otros espacios más "reales".

La verdad es que aún no sé si él ya sabe, que por aquí me manifiesto con el mismo rango de autenticidad que ahí fuera. Aunque yo diría que más... La única diferencia es que al no ser condición indispensable agradar al que curiosea mis rincones, me pronuncio como si este lugar en bloque fuera el único amigo real que tengo en el mundo en mis circunstancias actuales; al que puedo hablarle con la misma confianza con la que me hablo a mí misma, dado que no tengo miedo de absolutamente nada de lo que pueda decirme desde la más honesta de las claridades.

Sí, confieso que yo no temo nada de lo que pueda hallar en la zona abisal de mi ser, con independencia del dolor que pueda sentir al sumergirme en mis emociones; porque, ya me consta, mirar con crudeza las cosas que me pasan convierte en humo la mayor parte del recelo que albergara a priori.

Y claro que no digo todo lo que quiero, pero eso es porque de tanto como diría, no me resulta nada facil plasmarlo en palabras. Sin embargo, es por completo cierto que lo que digo es profundamente mío. Tan profundo que por eso no puedo contarlo alegremente ahí fuera, con la misma facilidad con la que se habla de lo cotidiano.

Paso mis días tratando de estar en la perspectiva más amplia y consciente de que soy capaz en cada momento. Cuando, emboscados, el pasado o el futuro me bloquean la marcha con sus largas filas de pensamientos reiterativos, me arrastro al presente con diligencia y, respirando hondo, me obligo a estar en él observando, atenta, sin juzgarme... Perdonando hasta el hecho de que lo siga haciendo bajo el influjo de un chop chop latente, no del todo consciente, pero con seguridad implicado en el malestar sordo en el que chapotean a veces mis ratos.

La cuestión no es que en ocasiones me ponga trascendente...; muchas en realidad, porque me encanta. No es que pretenda recrear ese estado en mi lóbulo racional y lógico, no; lo que trato es de sentirme como si ya viviera instalada en ese plano espiritual y desde ahí experimentar profundamente todo lo que hay en derredor. En ocasiones, poniéndole palabras a las emociones cuando lo considero necesario; otras, desmontando en el hacer mismo, patrones de actitudes con las que ya no me identifico.

Y entre col y col, una lechuga: la de tomar una buena bocanada de aire cada vez que se me olvida respirar la vida, con la que recargar mis energías para seguir en la brecha. Brecha que, en mi caso, es sustanciosamente más pequeñita que la de otros seres que pueblan este planeta.

Tambien procuro no olvidarme de agradecer al universo todos los privilegios que me regala día a día; porque, aunque no tenga todo lo que quiero, todo lo que tengo, lo quiero, y mientras me tenga a mí, todo eso siempre será un milagro.




Imagen de San Internet (que guardé hace tiempo, cuando ni siquiera sospechaba que citar la fuente sería lo más cortés en este medio. Me perdonen los autores que, si es su voluntad,  no vacilaré en quitarla.)
  


21 oct. 2010

William Kamkwamba. The trust.

Cuando la confianza se mantiene en números rojos, lo que tenemos delante de los ojos es la luz del pasado. Y si la hacemos a un lado, lo que se ve es como un bosque de noche y sin luna. Es difícil dar un paso en esas condiciones.

Cuando la confianza se despierta, el corazón se ilumina un poco, permitiendo ver al menos dónde poner el pie que empieza a dar el primer paso. Sigue sin verse hacia dónde ir, pero la confianza hace de brújula con sus certeros pálpitos. Hay que confiar. Se confía, confiando.

Cuando la confianza es un hecho, los pasos se hacen tan poderosos como el interruptor de una luz que ilumina de repente un gran perímetro, en el cual se alojan situaciones y experiencias, con toda su cohorte de memorias emocionales y creencias que las avalan. Lo bueno, es que cuando uno no quiere en su vida alguna de ellas, sólo tiene que volver a salir al bosque a dar nuevos pasos, pues su faro le guiará muy precisamente por senderos en verdad deseables. Claro que la confianza no puede faltar. Ni siquiera cuando sea necesario detenerse porque el terreno se muestre, por momentos, impracticable.

Y si se tarda en hallar la salida, tengo por seguro, que vuelve a estar la luz del pasado interfiriendo mi mirada con las proyecciones de sus rayos.

La libertad siempre está delante. A veces tan encima, que ni la vemos. O si la vemos, nos da la risa triste, sarcástica y corrosiva, y simplemente nos decimos "no puedo". Y eso, porque esa libertad es tan grande, que da un vértigo atroz. Más que hacer puenting.

Porque la confianza es crear a golpe de coraje, ya desde los primeros detalles que se esbozan con las visualizaciones, precisamente aquello que queremos ver en nuestra vida. Las dos primeras piezas de un puzzle de diez mil, puede disuadir a cualquiera, pero así, con voluntad confiada, es como se empieza a construir el objetivo.


http://tao-sai.blogspot.com/2010/10/nunca-te-rindas.html


Para Juan y sus recién estrenados 24.


**
A propósito de una entrada de Tao Sai

19 oct. 2010

Tu segunda oportunidad.


No es la especie más fuerte la que sobrevive, sino la que mejor se adapta al cambio.
(Darwin)

Viendo este vídeo de Mario Alonso, un amigo tomó unas notas muy interesantes que me agencio para este cuaderno de bitácora. Y para el lector que lo aprecie. A mi amigo no digo, sino a lo que se dice entre las líneas y entre líneas. Mario Alonso ha escrito Reinventarse, un libro que habla por sí mismo de esa responsabilidad personal a la que tanto me gusta aludir, no precisamente por capricho...

**

.Cuando la parte emocional está bloqueada, la parte intelectual queda anulada.

.Una persona no puede sacar a otra persona de un problema emocional propio. Solo puede ayudarla con decisión, acompañarla.

.Si a un problema real le añadimos sentimiento de impotencia y nos minusvaloramos, el resultado es que tenemos un problema insoluble. Sin impotencia el problema podría resultar un enorme reto pero cabe la posibilidad de ser solucionado.

.Ante problemas reales, tras contemplarlos con frialdad objetiva, lo que hay que hacer es plantarles cara y ánimo real. Yo puedo, tengo estatura suficiente y valor moral para, al menos, enfrentarlo.

.La incertidumbre nos reporta cuatro cosas: espíritu explorador, atención, capacidad de aprendizaje y creatividad. El ser humano está diseñado para, en situacuiones de crisis o de cambio profundo, incrementar estar capacidades.

.Esto se debe a un incremento del riego sanguíneo al lóbulo prefrontal, se genera dopamina, que nos invita a explorar, con atención, creatividad y capacidad de aprendizaje; en suma, ilusionados en medio de la dificultad.

.En el interior del cerebro se encuentra el sistema límbico, que viene de la voz griega limbos, que significa anillo y tiene esta forma. También quiere decir "puerta a otra dimensión". Ahí es nada. Dentro del sistema límbico hay una estructura con forma de almendra, llamada amígdala (nombre griego de esta fruta). Ante una situación de peligro, por ejemplo, la amígdala se pone en modo de alarma y gobierna temporalmente el cerebro hasta que cese la situación.

.La amígdala pone en marcha mecanismos ancestrales que nos dan opciones para superar la situación adversa. Son muy primarios: Huída, ataque o bloqueo. Si se trata de huir, la amígdala nutre muy generosamente los músculos precisos para salir corriendo, recortando al máximo la distribución de sangre a zonas no vitales en ese preciso instante.

.Estos son mecanismos atávicos que desde hace miles de años viene ayudando a protegerse a los primates de ataques de fieras, por ejemplo. También, sin darnos cuenta, se activan ante ataques mentales, como pueda ser el proceso mental ante la pérdida de un empleo, cosa que reporta sentirse uno ultrajado, abandonado, rechazado, y ante esto, adquirimos el mismo modo cerebral que tendríamos ante el depredador.

.Cuando damos muchas vueltas a una cuestión que nos afecta, y lo hacemos en negativo, insistentemente (conmigo no va a contar nadie, no valgo para nada). Se sabe porque se ha estudiado con resonancia funcional magnética, que este tipo de pensamientos o conversaciones en negativo se tienen en la parte prefrontal, a la altura del ojo derecho. Esto está muy cerca del gran cígulo anterior, que transmuta la idea, el pensamiento, en un sentimiento. Uno pasa de pensar que es incapaz a sentirse incapaz y, por tanto, se incapacita. El cíngulo anterior activa la amígdala, que acaba decidiendo ser la protagonista de la historia, la protagonista de nuestra vida. Nos secuestra.

.La amígdala segrega un sistema de alarma, que es una hormona llamada cth, el sistema de alarma es el sistema nervioso simpático que activa las glándulas suprarrenales, que están encima de los riñones; estas segregan adrenalina y cortisol. Cuando tenemos un estado de ánimo negativo, por tanto, segregamos cortisol, cambiando la química de la sangre y el efecto es que nuestro cerebro entra en modo de ataque huída o bloqueo. Nos volvemos agresivos, irritables, y nos ponemos a la defensiva.

.Nuestro ADN está dentro de los cromosomas que están taponado por telómeros que impiden que el ADN se abra, se deteriore; los estados de ánimo negativos, prolongados, desgastan los telómeros, reducen el nivel de telomerasa con lo cual, vivimos menos. Y peor.

.Si de pequeños nos considerábamos unos incapaces, hicimos una descripción propia y aun hoy podemos confundir lo que somos con la descripción que hicimos de nosotros mismos en la infancia.

.Cambiando la mentalidad podemos cambiar los aspectos externos de nuestra vida. Si uno pierde su trabajo no debe sentirse un don nadie porque no ha perdido su calidad como ser humano, no ha perdido sus recursos, no ha perdido la belleza y la sabiduría que hay en su interior.

.Cuando una persona se pone a buscar es impresionante lo que puede emerger.

.El ejercicio físico libera oxitocina, que cierra la amígdala. Aumenta el hipocampo; por tanto, el ejercicio es una necesidad y más cuando uno está deprimido o negativo.

-- ¿Porqué yo, porqué a mí, qué he hecho para merecer esto?. --Estas preguntas no conducen a nada bueno.Centrarse en el problema no conduce a nada: hay que centrarse en la oportunidad.

.Cuando uno se centra en la oportunidad, piensa en positivo, en lo que es viable, se activa el sistema reticular activador ascendente que focaliza, abre miras, percepciones, nos alerta ante la oportunidad, nos hace verla quizá con nitidez, cuando en estado de bloqueo habría pasado de largo con toda seguridad.

.La risa libera betandorfina. No se trata de reírse del problema o de uno mismo sino de reírse. La betandorfina cierra la amígdala.

.¿Es preferible tener razón (razones y excusas) o tener resultados? Puede resultar tener razón en haber sido injustamente tratado, pero abundar una y otra vez en esa razón nos pone en dirección opuesta a los resultados, a la búsqueda de la oportunidad.

.Lo que el corazón quiere sentir la mente se lo muestra.

.El ser humano libre no es aquél que actúa de acuerdo a sus emociones sino aquel que actúa de una manera, como él ha elegido, independientemente de como se sienta.

14 oct. 2010

El Misterio de las Coincidencias.




**

19/10/10

Éramos 35 entre hombres y mujeres, cuyas edades oscilaban entre los veintimuchos y cincuentipocos años, conviviendo sin empalagos en plena sierra madrileña y durante todo un fin de semana, en lo que llaman un monasterio del siglo XXI.

Quedan ocho fines de semana hasta junio para conocernos. A nosotros mismos; aunque a priori parezca que es a los otros...

Esa experiencia de relación es para mí... igualito que hallar un oasis en medio del desierto.

Qué gusto da encontrarse con la consciencia manifestándose poderosamente a través de mis congéneres.

Y aunque los días fueron muy soleados, llovieron sincronías a chuzos que alegraron profundamente mi corazón y alimentaron mi confianza.

12 oct. 2010

Atrapados en la perspectiva.

Alberto Montt


Nacemos libres, pero la familia, la sociedad, la cultura nos mete en una jaula de barrotes limitadores que no nos dejan ser lo que somos.

¡Qué fácil a veces es ver la jaula en el vecino y qué difícil ver en la que estamos metidos!


http://planocreativo.wordpress.com/2010/10/11/la-jaula-del-vecino/

**

La perspectiva puede convertirse en una jaula sin pestillo a través de cuyos barrotes hemos metido la cabeza mientras los sentimos incrustrados en nuestras clavículas coartando los impulsos más genuinos.

No de otro modo es posible soportar el peso de la responsabilidad que deriva de la libertad de elegir en cada instante. Un peso que no es tal, salvo cuando se opta por delegar en otros dicha responsabilidad.

Los barrotes, hechos de juicios y de miedos, son la excusa perfecta para mantener la cronicidad de los conflictos, mientras la impotencia se debate sin cuartel agotando toda la energía necesaria para promover un cambio.

8 oct. 2010

Convivencia.


 La más difícil hasta que se aprende.
Cortometraje "CONVIVIR" de Edgar Lledó


**

Convivencia: Acción de convivir.
Convivir. (Del lat.convivere): Vivir en compañía de otro u otros. (Drae)

**

La convivencia es una forma de vivir que debemos escoger desde muy jóvenes. Para la convivencia positiva es necesario el respeto, el amor, entre otros, debemos tolerar costumbres de otras personas.

'El ser humano, tiene dos necesidades sociales básicas: la necesidad de una relación íntima, estrecha con un padre o un cónyuge y la necesidad de sentirse parte de una comunidad cercana e interesada por él. Somos fundamentalmente animales grupales y nuestro bienestar es mucho mayor cuando nos encontramos en un ambiente armónico, en el cual vivimos en estrecha comunión.'

La investigación ha mostrado que cuando estamos solos estamos más predispuestos a sufrir accidentes, enfermedades mentales, suicidio y un amplio espectro de enfermedades. Para la supervivencia es indispensable la independencia y la autoconfianza, pero en el discurrir de nuestra vida no podemos prescindir del apoyo y de la compañía de los otros.

Como señalan ciertos exponentes del existencialismo no puede haber un "yo", sin un "tú". Esta interdependencia social es mucho más que un abstracto concepto filosófico, constituye una necesidad humana fundamental.

Es la condición de relacionarse con las demás personas a través de una comunicación permanente fundamentada en afecto y tolerancia que permite convivir y compartir en armonía en las diferentes situaciones de la vida. (Wikipedia)

**

Israelíes contra palestinos, alemanes contra judíos, blancos contra negros, autóctonos contra inmigrantes… Cada día me siento más ciudadano del mundo. Cada vez pienso con más convicción que las fronteras separan, que las banderas enfrentan y que los himnos dividen. No hay más nación que el mundo, más bandera que la piel del ser humano y más himno que el de la fraternidad universal. Por eso creo que los inmigrantes que hoy entran en nuestro país tienen todos los derechos, necesitan toda la solidaridad y merecen todo el respeto. Por eso pienso que hay que acabar con los estereotipos y con los prejuicios que nos hacen ver a “los otros” como intrusos, como malos y como enemigos. Miguel Ángel Santos Guerra


**

La convivencia entre individuos en el mundo virtual en general, y en la blogosfera en particular, es un fiel reflejo de la convivencia en el mundo que conocemos como 'real'. Si bien las experiencias necesariamente se van plasmando de un modo muy distinto, en tanto no hay contacto corporal de ningún tipo, en el aspecto psíquico, las palabras, las imágenes y los sonidos son tan capaces de romper ciertas barreras, que a menudo se producen experiencias que por su genuina pureza resultan incluso más deseables.

Sin el freno relativo que supone la presencia-influencia del otro, cierto es que uno puede vivirse a sí mismo y a sus percepciones más inventado que nunca; lo que en el peor de los casos puede desencadenar mayores conflictos en los intercambios, y en el mejor siempre será una oportunidad inusitada para practicar lo afectivo sin el gran prejuicio que la visión representa.

Dice San Internet que hoy día 8 de Octubre se celebra el Día Mundial de la Visión; casualmente el sentido corporal al que mayor cobertura le da nuestra corteza cerebral. También dice que el 50 % de la información que recibimos de nuestro entorno la obtenemos a través de los ojos, que esa ingente cantidad de datos que aporta un simple vistazo se guarda durante un segundo en nuestra memoria, pero que luego la desechamos casi toda. O sea, que no nos fijamos en casi nada...

Quizá por eso una de las muchas ventajas de desarrollar la convivencia a través de esta ventana, al menos al comienzo de  los intercambios, es que precisamente mirando de forma tan reducida al otro podemos 'verlo' muchísimo más que si lo tuviéramos delante. Claro que no sostengo que esta fórmula sea un fin en sí misma, pero como medio para conocer congéneres de todo el planeta y desarrollar vínculos afectivos con ellos conlleva resultados incomparables, cuando menos en lo que a la rapidez, la diversidad y el hallazgo profundo de afinidades se refiere. Otra cosa es el efecto que, luego de saltar a escena, nos produzca toparse con un conocido que se nos volviera extraño de repente... Pero esa es una impresión-secuela que siempre dependerá del grado de honestidad vertido en los intercambios, de lo que cada uno busque-necesite hallar en el otro y del desfase entre las respectivas autopercepciones. 'Problemillas' esos que también se dan fuera de aquí, así que...

Este verano asistí cinco días a un taller-convivencia  de psicología transpersonal con otras treinta y cinco personas. Una de las actividades consistió en movernos todos libremente con los ojos tapados a través de una gran sala acristalada, al son de la inspiradora música, siempre tan despertadora de emociones... Fue aquella una experiencia tactil, auditiva y olfativa tan asombrosamente poderosa como inenarrable, a la que nos atrevimos a entregarnos precisamente porque sólo nos era posible sentir lo que hacíamos. Con profundo e íntimo regocijo a nadie le fue ajeno de qué modo el cerebro al no ver, piensa-juzga infinitamente menos, permitiendo espacios de libertad para la comunicación no verbal que impulsa a las personas hacia un marco afectivo mucho más intenso, muy nuevo, que nos fue liberando poco a poco de pudores hasta entonces inapelables....

Creo que, de alguna forma, el espíritu de esa clase de libertad también funciona aquí en Internet, un lugar en el que si bien somos físicamente inabordables, no hay duda de que logramos tocarnos el alma los unos a los otros mucho más de lo que algunas personas podrían decir en toda su vida de relación.

Tal como decía arriba ese señor de nombre paradójico, también yo me considero cada día más ciudadana del mundo gracias a este medio, y aunque a veces diga que me siento aislada, sé que es una percepción anómala que no tiene nada que ver con lo que suele llamarse realidad. Las fluctuaciones de mis conflictos internos, sin duda en fase de resolución, lejos de impedir que cada día crea con más fuerza en la auténtica convivencia, la única a la que todos de una u otra forma aspiramos, están representando una plataforma de aprendizaje a través de la cual cada vez me siento más identificada con el objetivo global de la hermandad universal.

A diario me voy dando cuenta de que la convivencia que sólo puede funcionar para todos los seres de este barco planetario radica fundamentalmente en el amor incondicional a uno mismo, que luego de ser experimentado de forma genuina e inexcusable dentro, necesariamente habrá de irse reflejando en las relaciones que se establezcan fuera. En ese sentido, Internet también es un incomparable marco para que aquellos que no tenemos muchas habilidades sociales lo practiquen.

Ocurre que en el denodado ejercicio del individualismo que solemos ejercer los seres humanos, suele pasarse por alto a menudo que absolutamente todos conformamos un mismo tejido, y que no hay un solo ser sobre la tierra que no contribuya al sostenimiento del mismo. Y así como no procede que, por ejemplo, las neuronas de un mismo cuerpo conciban su ventaja sobre las células del intestino grueso, dado que si no fuera por éstas, el cuerpo entero se ahogaría en sus propios detritus, tampoco procede que unos seres se crean con el derecho a minimizar y/o pisotear la labor de quienes contribuyen de una u otra forma a privilegar la estancia de otros en la tierra, por mucho que nos neguemos a integrarlo desde nuestra estrecha consciencia de sufridores. Y, sin embargo, ese tejido humano se ha hecho tan inmenso, y al tiempo la historia egocentrada de todas sus células ha sido siempre tan controvertida, cada una barriendo para sí misma en el intento de hacerse un sitio en este planeta cuajado de intrincadas relaciones, que en su pugna por prevalecer unas sobre otras, aún no han logrado coordinarse en lo esencial para la subsistencia del conjunto, más abocado que nunca a una espiral autodestructiva.



Diagnóstico impepinable


Porque convivencia no es sólo compartir vivienda y demás patrimonios con otros seres, sino sobre todo vivir en el mundo ampliando y compartiendo consciencia en todas direcciones con grandes dosis de inteligencia y lucidez, y porque convivencia no es sólo comunicar nuestra perspectiva al mundo, sino praticar y cultivar la inteligencia emocional para establecer relaciones pacíficas y saludables con él, se hace por completo imprescindible la asunción plena de la libertad y la responsabilidad que como individuos tenemos ante lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos con todo eso que somos, tenemos y hacemos.

Convivencia, en suma, es aceptar que todos los que aquí estamos tenemos por principio idéntico derecho a estarlo, y que por muy difícil y penoso que algunos seres parezcan hacérnoslo, no podemos contribuir a empeorar el estado de las cosas sumando gratuitamente nuestra ira a la ira universal que tan desorbitadamente se va desplegando por todos los rincones.

Porque... ya es hora de que, queramos o no saberlo, comprenderlo y admitirlo, en el saldo total del mundo todos hallaremos en la adecuada proporción el resultado conjunto que como especie nos merecemos.



El mayor de todos los errores estriba en no hacer nada porque sólo puedes hacer poco.  
Sydney Smith

Universo. Dame serenidad para aceptar aquellas cosas que no puedo cambiar. Coraje para cambiar aquellas que sí puedo. Y sabiduría para reconocer la diferencia.
Oración de Alcohólicos Anónimos

Lo conseguimos porque no sabíamos que era imposible
.
Gustavo Montilla

Yo valgo dos y tú vales dos, pero juntos no valemos cuatro, sino ocho
Marilyn Ferguson

La mejor victoria es aquella en la ganan todos.
Salomón



Con humor todo sabe mejor.


**

12/10/10

Después de ver todos blogs que han participado (todos, no, sino los que hasta ahora han editado los promotores), me quedo con el espíritu de este vídeo a modo de síntesis.

6 oct. 2010

Lao-Tsé (老子)

El que dice: hermoso
está creando: feo.
El que dice: bien
está creando: mal.
Resistir determina: no resistir,
confuso determina: simple,
alto determina: bajo,
ruidoso determina: silencioso,
determinado determina: indeterminado,
ahora determina: otrora.
Así pues, el sabio
actúa sin acción,
dice sin hablar.
Lleva en sí todas las cosas
en busca de la unidad.
Él produce, pero no posee,
perfecciona la vida
pero no reclama reconocimieto
y porque nada reclama
nunca sufre pérdida.




Segundo verso del Tao-Te-King

El ser humano es un enfermo.



(...) La medicina ve en la enfermedad una molesta perturbación del 'estado normal de salud' y, por lo tanto, trata no sólo de subsanarla lo antes posible sino, ante todo, de impedir la enfermedad y, finalmente, desterrarla. Nosotros deseamos indicar que la enfermedad es algo más que un defecto funcional de la naturaleza. Es parte de un sistema de regulación muy amplio que está al servicio de la evolución. No se debe liberar al ser humano de la enfermedad, ya que la salud la necesita como contrapartida o polo opuesto.

(...) El ser humano es un enfermo porque le falta la unidad. Las personas totalmente sanas, sin ningún defecto, sólo están en los libros de anatomía. En la vfida normal, semejante ejemplar es desconocido. Puede haber personas que durante décadas no desarrollen síntomas evidentes o graves: ello no obstante, tambien están enfermas y morirán. La enfermedad es un estado de imperfección, de achaque, de vulnerabilidad, de mortalidad.

(...) Deberíamos desterrar la ilusión de que es posible evitar o eliminar del mundo la enfermedad. El ser humano es una criatura conflictiva y, por lo tanto, enferma. La naturaleza cuida de que, en el curso de su vida, el ser humano se adentre más y más en el estado de la enfermedad al que la muerte pone broche final. El objetivo de la parte física es el destino mineral. La naturaleza, de forma soberana, cuida de que, con cada paso que da en su vida, el ser humano se acerque a este objetivo. La enfermedad y la muerte destruyen las múltiples ilusiones de grandeza del ser humano y corrigen cada uno de sus aberraciones.

El ser humano vive desde su ego y el ego siempre ansía poder. Cada 'yo quiero' es expresión de este afán de poder. El Yo se hincha más y más y, con disfraces nuevos y cada vez más exquisitos, sabe obligar al ser humano a servirle. El Yo vive en la disociación y, por lo tanto, tiene miedo de la entrega, del amor y de la unión. El Yo elige y realiza un polo y expulsa la sombra que con esta elección se forma hacia el exterior, hacia el Tú, hacia el entorno. La enfermedad compensa todos estos prejuicios por el procedimiento de empujar al ser humano, en la misma medida en el que él se desplaza del centro hacia un lado, hacia el lado contrario, por medio de los síntomas. La enfermedad contrarresta cada paso que el ser humano da desde el ego, con un paso hacia la humillación y la indefensión. Por lo tanto, cada facultad y cada habilidad del ser humano le hace proporcionalmente vulnerable a la enfermedad.

Toda tentativa de hacer vida sana fomenta la enfermedad. Sabemos que estas ideas no encajan en nuestra época. Al fin y al cabo, la medicina no hace más que ampliar sus medidas preventivas; por otra parte, asistimos a un auge de la 'vida sana y natural'. Ello, como reacción a la inconsciencia con que se manejan los venenos, está justificado sin duda y es muy encomiable, pero, por lo que se refiere al tema 'enfermedad', es tan inoperante como las medidas adoptadas con el mismo fin por la medicina académica. En ambos casos, se parte del supuesto de que la enfermedad es evitable y de que el ser humano es intrínsecamente sano y puede ser protegido de la enfermedad por determinados métodos.

(...) La enfermedad está ligada a la salud como la muerte a la vida. Estas frases son desagradables, pero tienen la virtud de que cualquier observador imparcial puede comprobar por sí mismo su validez. No es nuestró propósito desarrollar nuevas tesis doctrinarias sino ayudar a quienes están dispuestos a agudizar su mirada y completar su horizonte habitual situándose en una perspectiva insólita. La destrucción de ilusiones nunca es fácil ni agradable, pero siempre proporciona nuevos espacios en los que moverse con libertad.

La vida es el camino de los desengaños: al ser humano se le van quitando una a una todas las ilusiones hasta que es capaz de soportar la verdad. Así, el que aprende a ver en la enfermedad, la decadencia física y la muerte los inevitables y verdaderos acompañantes de su existencia, descubrirá muy pronto que este reconocimiento no le conduce a la desesperanza sino que le proporcional a unos amigos sabios y serviciales que constantemente le ayudarán a encontrar el camino de la verdadera salud.

(...) La enfermedad hace curable al ser humano. La enfermedad es el punto de inflexión en el que lo incompleto puede completarse. Para que esto pueda hacerse, el ser humano tiene que abandonar la lucha y aprender a oír y ver lo que la enfermedad viene a decirle. El paciente tiene que auscultarse a sí mismo y establecer comunicación con sus síntomas, si quiere enterarse del mensaje. Tiene que estar dispuesto a cuestionarse rigurosamente sus propias opiniones y fantasías sobre sí mismo y asumir conscientemente lo que el síntoma trata de comunicarle por medio del cuerpo. Es decir, tiene que conseguir hace superfluo el síntoma reconociendo qué es lo que le falta. La curación siempre está asociada a una ampliación de conocimiento y una maduración. Si el síntoma se produjo porque una parte de la sombra se proyectó en el cuerpo y se manifestó en él, la curación se conseguirá invirtiendo el proceso y asumiendo conscientemente el principio del síntoma, con lo cual se le redime de su existencia material.

La enfermedad como camino (Párrafos extraídos del capítulo V)
Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke

1 oct. 2010

A mí, ante mí, conmigo, contra mí, de mí, desde mí, en mí, hacia mí, hasta mí, para mí, por mí, según yo, sin mí, sobre mí, tras de mí. (II)

Las preposiciones son palabras que se emplean en la formación de las oraciones para relacionar las ideas componentes de la misma; de manera que si ellas mismas no tienen un sentido expresivo propio, contribuyen de manera fundamental a darle sentido a la totalidad de la oración al establecer una relación semántica o de sentido. (La Escuela Digital)

Miopía de la percepción: Todo lo malo del mundo me pasa a mí. No quieren disculparse ante mí. Ellos no quieren estar conmigo. El mundo está contra mí. La vida pasa de mí. Desde mí todas las cosas son negras. Nadie cree en mí. Las desgracias vienen hacia mí. Lo bueno no llega hasta mí. Todo el dolor de la vida es para mí. Nadie apuesta por mí. Según yo la vida no tiene sentido. La gente prefiere estar sin mí. La ira ajena se cierne sobre mí. El desamor viene tras de mí.

Presbicia de la percepción: A mí no me pasa nada bueno. Ante mí soy un desastre. No quiero estar conmigo. Estoy contra mí. No depende de mí. Desde mí no valgo nada. No hay alegría en mí. Siento desprecio hacia mí.  Me detesto hasta el infinito. Soy un puro desastre para mí. Por mi culpa todo sale mal. Según yo estoy prefiero morirme. Estaría mejor sin mí. Ignoro todo sobre mí. Tras de mí sólo hay un vacío.

Se trata de ver o no ver dentro de mí lo que soy y la responsabilidad que tengo sobre lo que soy. Si no lo veo suelo creer que lo que está fuera de mí está en mi contra, en tanto no me proporciona lo que yo necesito; o me sustrae aquello a lo que me parece tengo derecho porque yo así lo estipulo por la constitución de mis derechos personales.

El egocentrismo exacerbado me convierte de inmediato en una victima del mundo y/o de mí misma. Y así, no puedo perdonar lo que, estoy convencida, no tengo porque no sé reconocerlo en mí, y/o lo que el mundo no me da, o si me lo da no se parece a lo imaginado por mí. 

"Al decir Yo, el ser humano se separa de todo lo que percibe como ajeno al Yo: el Tú; y, desde ese momento, el ser humano queda preso de la polaridad. Su Yo lo ata al mundo de los contrapuntos que no se cifra sólo en el Yo y el Tú, sino también en lo interno y lo externo, mujer y hombre, bien y mal, verdad y mentira, etc. El ego del individuo le hace imposible percibir, reconocer o imaginar siquiera la unidad o el todo en cualquier forma." (La enfermedad como camino. Polaridad y Unidad. Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke.)

"Yo es responsable de la separación del individuo de la suma de todo el Ser. El Yo determina un Tú que es considerado como lo externo.  (...) Nosotros siempre sentimos nuestra sombra como un exterior, porque si la viéramos en nosotros ya no sería la sombra. Los principios rechazados que ahora aparentemente nos acometen desde el exterior los combatimos en el exterior con el mismo encono con que los habíamos combatido dentro de nosotros. Nosotros insistimos en nuestro empeño de borrar del mundo los aspectos que valoramos negativamente. Ahora bien, dado que esto es imposible (...) este intento se convierte en una pugna constante que garantiza que nos ocupamos con especial intensidad de la parte de la realidad que rechazamos.  Esto entraña una irónica ley a la que nadie puede sustraerse: lo que más ocupa al ser humano es aquello que rechaza. (...) El repudio de cualquier principio es la forma más segura de que el sujeto llegue a vivir este principio. (...) Los campos interesantes e importantes para un ser humano son aquellos que él combate y repudia, porque los echa de menos en su conciencia y le hacen incompleto. Al ser humano sólo pueden molestarle los principios del exterior que no ha asumido." (La enfermedad como camino. La sombra.Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke.)

"Toda la Creación existe en ti y todo lo que hay en ti existen también en la Creación. No hay divisoria entre tú y un objeto que esté muy cerca de ti, como tampoco hay distancia entre tú y los objetos lejanos. Todas las cosas, las más pequeñas y las más grandes, las más bajas y las más altas, están en ti y son de tu misma condición. Un sólo átomo contiene todos los elementos de la Tierra. Un sólo movimiento del espíritu contiene todas las leyes de la vida. En una sola gota de agua se encuentra el secreto del inmenso océano. Una sola manifestación de ti contiene todas las manifestaciones de la vida." (Kahil Gibran)

**

Hace ya algunas décadas, en un día como hoy, a esta misma hora, una señora dio a luz una niña no muy deseada en tanto se convertía en una boca más que alimentar dentro de una economía muy precaria en tiempos de posguerra. Ese rechazo pasó a la sombra de su conciencia materna, pero no pudo evitar que se manifestara en su forma de amar a su hija, que al ir creciendo lo fue descubriendo en la suya.

Tras una larga y dolorosa pugna en su interior, sus relaciones han sido, y aún siguen siendo, un fiel reflejo de ese rechazo primigenio; mas hoy, lejos de asustarse y huir, sabe que lo está integrando con gran valor y confianza, que inopinadamente ha ido hallando en lo más profundo de su ser con ayuda de otros seres. Y aunque eso represente en las formas el aparente rechazo momentáneo de todos, sabe que es parte del proceso de limpieza de ese mismo rechazo que recibió en herencia y que ella de manera inconsciente fue engordando en sus adentros.

Esa niña con cuerpo de mujer que hoy celebra su nacimiento había pensado en destruir este blog hoy mismo y crear otro sin dar pistas, partir de cero, pues por enésima vez se siente incómoda, algo maniatada por saberse reconocida por algunos de sus lectores, presuntos o reales. Pero se ha dado cuenta de que aunque empiece de nuevo tomando todas las precauciones para su anonimato, el problema de la incomodidad volverá a aparecer de nuevo de una u otra manera.

No más huidas. Habrá de ser esto o nada, con todas las consecuencias. Y al que no se le haga grata esta casa, no está obligado a permanecer en ella.

Paz y Salud para todos.

De Internet. Símbolo del equilibrio.