21 ene. 2011

Orateando.

Hoy me ha llegado un power point intitulado "instantes de serenidad". Aunque los mensajes no difieren en esencia de lo que yo misma sostengo cuando me conecto el bypass espiritual, no sé por qué hoy me ha parecido que formaban parte de una gran mentira en la que todos vivimos inmersos. La humanidad: el pedo más inspirado del universo.


Eso es cierto. En ese sentido yo soy aún analfabeta.





Esto me suena en interés del poderoso. Tiene su punto de sentido, porque de aquí no se escapa vivo ni dios y hay que procurar no ser idiota del todo, pero mucho hay que imaginar a veces para meterse en esa piel. Y qué sudores cuesta...




Muy cierto. Y tan hondo y tan profundo como te dé la gana a ti.




Esto es de lo mejorcito del archivo. Tan cierto como que tú me estás leyendo ahora. Aunque puede ser mentira, me percato... Cuando estemos en la caja, a ver si me ligo a algún rey.





Depende de con quién me compares. Pero sí, una vez en la oscuridad de la caja, el tamaño es lo de menos.





Bueeeno... no tengo ganas de entrar en polémica, pero esa frase se la fuma en pipa... Ya, también tiene un punto de sentido, pero eso de que no se equivoca nunca... habría que ver bajo qué premisas se articula el error.





Puesí. Mientras tengamos cuerpo, bailemos, que es bueno para prevenir la artrosis y bastante divertido si te sueltas la melena.


**
Gracias a los que me contestaron en la entrada anterior. En una cosa tenéis razón: en el fondo no hay quien se entere de lo que pasa en la cabeza de otro. Por muchas neuronas espejo que tengamos, la empatía tiene la guerra perdida contra la entropía.


2 comentarios:

Bolboreteira dijo...

Totalmente de acuerdo con la 1º , la 4º y la 5º, con las dmeás tengo mis reservas.
Besoss!!

PazzaP dijo...

¿Dije la guerra y no la batalla...?

Qué creencia más sentencia la de aquel día... Con lo que se mueve en las plazas de lo social ahora, miedo da...

Dejo hoy aquí mi voto a favor de la creencia en el equilibrio inteligente de ambas, empatía y entropía.Pase lo que pase y aunque los egos no lo entiendan...