2 feb. 2011

El huevo o el gallito.

A propósito de una entrada de Nebroa, en la que se cuestiona si primero es la idea o lo es la emoción, saco del arcón una de las mías, creencias raíces, que confío arroje algo de luz a sus dudas.

Empieza así:

Las creencias son unidades de información que se organizan solas formando estructuras de "suave" conexión entre sus elementos -es decir, que se dan con gran facilidad, aunque no necesariamente han de darse- y que se rigen por leyes asociativas de la imaginación, que no de la razón, al decir de Hume, que en su clasificación las llamó de tres formas: de causa y efecto, de contigüidad y de semejanza.


De S.I.
Así está lo que llamamos nuestro corazón cuando tenemos miedo de abrirlo...


**
A propósito de una entrada de Nebroa I

9 comentarios:

Nebroa dijo...

Dejo aquí el mismo comentario que acabo de dejarte allí!!

Hace seis meses... Y no sabes lo que ha mejorado todo respecto a lo que decías y supongo, sigues manteniendo.
Investigar por los adentros, qué había establecido como propio, como real, como verdadero, que no sirvió más que para lo que tuvo que servir en su momento. Y volver a recrearme, sin olvidar nunca la consciencia que debo poner en mis ideas. Y no huir de la decisión firme de mover las fichas de la manera más adecuada para experimentar esta vida de la manera más feliz posible. Y seguir. Y no frenar. Y ser firme en el planteamiento...

De todas maneras, respecto a mi entrada, al final no creo que haya una respuesta principal y básica. Una cosa antes o después que la otra. Más bien un entramado. Que la creencia básica es la que promueve el sentimiento, y el sentimiento las ideas. Pero si nos remontamos, tal vez, justo cuando las creencias fueron establecidas, no las que vienen por genética, sí las de la infancia, tal vez sentíamos antes de aprender... Mmm... Me entindes algo?

Beso! Enormeee!

un completo gilipollas dijo...

No he entendido absolutamente nada. Todo demérito mio.

Siempre suyo
Un completo gilipollas

Bolboreteira dijo...

MMM!! Emociones, creencias pensamiento...todo está relacionado y en continua feedback...es difícil saber que es antes o después.
Besitos

PazzaP dijo...

Claro, Nebroa, sentíamos antes de aprender. Cuando sólo podíamos sentir, sólo sentíamos. Hablo de una etapa en la que la conciencia es prepersonal, y ni siquiera existe un otro aparte de uno mismo.

Durante esas primeras etapas nuestro cerebro emocional (o sistema límbico)ya funciona, pero el córtex racional es aún demasiado inmaduro para procesar con lógica. Y cuando ésta empieza, lo hace de acuerdo a las premisas en las que cree, que son las que le han enseñado, de palabra, pero sobre todo de acción esos primeros otros con los que se ha ido relacionando: madre, padre, hermanos, amigos, etc.

Y sobre esas primeras experiencias se van superponiendo capas de creencias mezcladas con emociones que se le asocian y que son la expresión misma del refuerzo que necesitan para seguir siendo creídas.

¿Me entiendes tú algo?

El señor Gilipollas ya sé que no, pero como se empeña en ser algo que no es, y aunque reconozco que tiene arte para ello, prefiero que siga dando lustre a su démerito él solo.


A ti, Bolboreteira te contesto en una entrada. Por aquí te digo sólo que todo lo que no se sabe es difícil, pero si no se quiere saber, entonces además es imposible. ¿O tú puedes ir al trabajo y al mismo tiempo no levantarte de la cama?

En el proceso mental no todo parece tan gráfico y sencillo, sin embargo la voluntad es la misma: la que decide levantarse de la cama, o la que decide conocerse atravesando el miedo a hacerlo. Algo mucho más complejo si no llevamos el perdón de la mano. ¿No crees?

Nebroa dijo...

Te entiendo. Te entiendo mucho! Y no sabes lo bien que me siento al saberme entendiéndote ahora mucho mejor que otrora. Ja!

PazzaP dijo...

Es que otrora era mucho antes que ahora.. :P

Nebroa dijo...

Y qué razón... aunque sólo haga menos de año y medio!

Pd. Voy a seguir riéndome con los de abajo!

J. Marcos B. dijo...

Todo existe por convención, pero en realidad solo hay átomos y espacio.

Buda

PazzaP dijo...

Eso creo yo, Marcos. Pero para verlo desde ahí, el ego tiene que transpersonalizarse primero.