21 mar. 2011

XXX. Gratitud.

Si la única oración que pronunciásemos en la vida fuese: "gracias", bastaría. Ekhart Tolle.


En el día de hoy, el enfoque de mi atención se orienta hacia la gratitud como fundamento de relación con la vida.

La gratitud es la expresión que nace de un estado de conciencia que emana aceptación y amor hacia todos los innumerables canales con que se relaciona diariamente con nosotros la  inteligencia de la vida.

Gracias por la atención que se despliega en mi consciencia.
Gracias por darme cuenta, incluso de que me doy cuenta.
Gracias por ser, saberme capaz de detenerme, observar y saberme presencia.

Atención al sentimiento de gratitud.
Atención al espacio interior desde el que decimos "gracias".
Atención.

Durante el día de hoy voy a dar las gracias a un mínimo de 7 personas sintiendo el reconocimiento de una parte valiosa de cada una de ellas. Apreciando cómo en algún momento pasado quien más quien menos ha beneficiado en algo mi existencia.

Practico hoy la generosa visión de mirar a esa parte honda que los demás tienen, parte a veces escondida y ocasional, y tras mirar y sentir aprovecho esa oleada de generosidad que conforma un reconocimiento de lo que para mí ha significado algún momento de sus trayectorias.

Recuerdo que el nivel persona es dual por lo que evito idealizaciones que a veces tiendo a proyectar.  En realidad las manifestaciones de ese nivel se proyectan mediante luces y sombras. Un aspecto que no elimina el reconocimiento de la grandeza que en momentos determinados atestiguo en su propia belleza.

Si duda se trata de una acción de puro agradecer formulada por el deleite de surfear un sentimiento de gratitud, una formulación que no espera contestación, que nace para ser realizada y que una vez finalizada, se disuelve en el momento presente siguiente como un remolino que nació y se disolvió en la nada.

Apuntes del curso "Educación para el Despertar".
Escuela de Desarrollo Transpersonal Kayzen


**

Me resulta extremadamente fácil dar las gracias por enésima vez a ciertas personas de mi vida, o a diversas situaciones mediante las cuales he obtenido algo que me ha facilitado las cosas.

Pese a mi amplia disposición, y si bien no me niego de pleno, cierto es que no me brota espontáneamente agradecer en igual medida a quienes contribuyeron a lo mismo, si bien de un modo que entonces viví como indeseable, doloroso y/o conflictivo.

Pero el tiempo ha pasado y no dudo de que realmente es una tontería de pereza la que me invade decírselo a cualquiera de ellos. Quizá porque aunque no les deseo ningún mal, tampoco les deseo específicamente ningún bien. Quizá porque imagino que ni siquiera lo necesitan de mí o les importa... Qué se yo...

Y como esa pereza me ha producido una cierta efervescencia en el abdomen y en el pecho, me traje de la manga ante esta pantalla, que tanto miedo escénico me produce aún a pesar de la honda libertad que entraña el medio. Me traje, dije, para verter sobre ella un comienzo de intenciones del que acaso salgan otros frutos inesperados. Que la vida tiene ojos y al final, todo se sabe...

1.Gracias a mi padre por su autoritarismo, que si bien me impidió batir mis alas de niña, me ha permitido darme cuenta de la gran fuerza que traigo de serie. Más de la que aún sé manejar para no hacer (me) daño.

2.Gracias a mi madre por su negativismo, que si bien me llenó de escudos y armas, me ha permitido darme cuenta de que la luz es para todos, que yo soy luz y que también lo son los otros.

3.Gracias al cuerpo común que conformaron mis tres hermanos mayores y que tan bien reflejaron el espíritu de un karma familiar muy oscuro, porque me mostraron el camino para arrostrarles la luz de mi genuina mirada inocente.

4.Gracias al cuerpo común de las tres parejas importantes de mi vida, y que tan fielmente me mostraron mi sombra, porque tres fueron los empeños con los que logré darme cuenta de mi victimismo, mi profundo desprecio y mi incapacidad para ser amor y darlo sin pedir nada a cambio.

5.Gracias al cuerpo común de todos mis amigos y amigas del pasado por ser los mojones del camino hacia el darme cuenta de que desde mi profunda necesidad afectiva no podía darles ese mismo afecto que yo les pedía sino con exigencias y expectativas que tramaban proyecciones y conflictos.

6.Gracias al cuerpo común de todos mis maestros, con roles de amigos, parejas o compañeros, porque gracias a ellos me he dado cuenta de que las cosas se hacen haciéndolas y no enfocándose en las dificultades.

7.Gracias a la vida, que me ha dado tanto... (Versión compartida).


11 comentarios:

La reina de la miel dijo...

Gratitud para los que nos putearon (y aún lo hacen): quiero llegar pronto ahí y librarme de esta losa en el pecho.

Gaearon dijo...

Mi gratitud va para ti.

Besos

PazzaP dijo...

Te regalo si quieres "Romper el velo de la dualidad",Reina.
Todo él es una fórmula para curarse del juicio que roba ángulos de visión a la perspeciva propia.



Bueno, anda, Gaearon. :) Pues la tuya y la mía vayan Condió.
Kss.

PazzaP dijo...

Zen.

.Personas malas, personas buenas, personas inteligentes, personas estúpidas...
¡Demasiado pensar!

.No hay caminos, debes pisotear la maleza por ti mismo.

**
En verdad que el Zen me hace cosquillas...

Malena dijo...

Uf, qué buena entrada.

Yo debería agradecer a tanto desgraciado que me hizo fuerte que no me alcanzan los caracteres.
Y después me pregunto si ser fuerte es bueno, si debo estar agradecida por serlo.
Probablemente sería mejor ser débil, llorar por los rincones y conseguir el amparo de los fuertes.
Entonces ya no sé a quien agradecer y me agradezco a mi misma, por vivir tratando de ser feliz. Nadie más que yo tiene ese poder. No se lo debo a nadie.

La reina de la miel dijo...

Gracias, guapa. Leí el enlace que pusiste y fue muy interesante.

PazzaP dijo...

Reina, ¿40 te lo parecieron? Pues el libro tiene 300 páginas.
Pero no te cargo, que ya sé que sabes que sólo cuando la alumna está preparada (le) pasan cosas.
Guapa, tú también; o ninguna de las dos.

PazzaP dijo...

Agradecer a tanto desgraciado, dices, Malena…

También se es desgraciado, cuando otros tienen que decirle a uno que se dé cuenta de lo desgraciado que es, por esperar que otro le dé lo que sólo puede hallar en su fuente interior. ¿Te gusta la espeleología?

Es en esencia una premisa importante, en la que si no se cree, uno no puede perdonar (se) ninguna desgracia que tenga que ver con la suya propia y con la del otro implicado que se lo enseñó.

Es asumir cien por cien, con la razón y con la emoción, la plena responsabilidad de uno mismo en libertad igualmente plena. Sólo así del corazón mana el amor que somos en esencia, chispa del Amor que Todos Somos. O energía luminosa, si lo prefieres, si es que lo espiritual aún no ha venido a rescatarte del vértigo que se siente cuando se es amor en libertad.

PazzaP dijo...

Y te preguntas si ser fuerte es bueno, y si debes estar agradecida por serlo…

¿Y qué te respondes, Malena?
Acuérdate nomás que deber no debes en realidad, que la fuerza empleada contra la propia fuerza, debilita.

Y te veo tan hermosa... ;)

PazzaP dijo...

Probablemente sería mejor ser débil y ampararse en los fuertes…

Bueno, cuando la salud nos va dando toquecitos, ahí vamos todos a la par; sólo que tanto el débil como el fuerte tienen que entender que forman parte del juego. Que sea más amoroso, o menos miedoso, depende de cada uno por separado.

¿Te parece un dislate?

PazzaP dijo...

Entonces ya no sé a quien agradecer y me agradezco a mi misma, por vivir tratando de ser feliz. Nadie más que yo tiene ese poder. No se lo debo a nadie.

**

¿Tratando nomás, Male?
Pero... pero... si desde aquí yo te veo tan feliz...

¿Tienes volcanes activos?
Desde luego que esos te dan el poder, pero luego acuérdate de agradecer a los que te ayudaron a darte cuenta; que siempre son algunos nadies lo bastante importantes para ti que se te hicieron alguien.

Y desde los cuales tú te fuiste cobrando a ti misma por el espejo de tu reflejo.

**

Todo eso a tus palabras.
A ti, Malena, te agradezco profundo la cancha.

Un abrazo de aqueste otro lado de acá. :)