7 abr. 2011

Vanidad.

 Somos hijos del latido de Dios, y esclavos de su presión.

Tomada de aquí.




Descorchó una botella de vino, encendió la chimenea y mientras bebía, contempló absorto como ardía el manuscrito.  Kum*


Sus escritos ya cumplieron. No nacieron para trascender. Fue la labor de parto lo que les dio sentido. Malena.





Final de trayecto. No sé si por humildad o por vanidad. En cualquier caso por voluntad.
Gracias a todos los testigos lacónicos de mis letras.
Hasta siempre.


10:10
Pero como el humor es atributo del amor, no ha lugar el desaliento, porque en verdad tan solo estoy respirando. Y es que la carta Zen de hoy tiene mucho de todo.

Ya eres un iluminado. Ahora sólo necesitas saberlo.

¿Qué es el ¨Zen? Vender agua junto a un río.

Cuando camines, camina. Cuando te sientes, siéntate. Cuando comas, come.

El obstáculo es el camino.

*

8 de abril.

La dualidad de la vida no está para hacernos sufrir sin ningún motivo sino, como mínimo, para permitirnos saber que el sufrimiento no es dañino. Si lo abrazamos sin miedo, el sufrimiento deja de ser doloroso y prácticamente se vuelve inexistente. Cómo nos afectan las cosas está básicamente determinado por el significado que le damos a éstas. El profundo conocimiento de que no hay nada a nuestro alrededor que esté en contra de nosotros o que sea contraproducente con nuestro crecimiento y aprendizaje sirve como un escudo protector impenetrable. Está presente de manera natural en la conciencia de la unidad, donde no existe ninguna necesidad de defenderse.

Rasgar el velo de la dualidad.
Andreas Moritz

6 abr. 2011

Lo mejor es... que ni idea.


Caloi
La ¿dificultad? del Zen es que para la mente racional representa una "lógica" a la que parecen faltarle premisas; y para la mente emocional sus frases pueden resultar en exceso crípticas.

Se me ocurre que para ¿remediar? tal "cojera", cada una de esas partes mentales tendría que aportar su pata a la ecuación, atención/intención, tan olvidada ella y al tiempo tan necesaria para manejar una vida congruente con quien a uno le dé la gana ser, si es que le alcanza serlo.

Se me ocurre también que sin la atención y la intención consensuadas en uno mismo y en la interacción con el otro, antes o después le provocará un ir a la ¿deriva? en lo cotidiano, así como en el cómputo de sus semanas, meses o años.

Claro que la sensación de ir a la deriva puede ser incluso deseable; o parecer a bote pronto bastante inevitable. Dios me libre de apuntar a lo contrario... porque a veces ciertas formas de vivir la vida  y de vivirse en ella, me resultan francamente complicadas. Aunque, ¿paradójicamente?, las más de las veces que yo haya visto, entre las cuales he de incluirme, pertenecen a seres que gozan de bastantes privilegios en el conjunto global de los dones del planeta. Privilegios siempre relativos en un contexto egóico u obliguil.

Sin embargo, a mí me pasa que tengo que entender lo que vivo, así como comprender lo que entiendo (algo así como sentir, pero con inteligencia, y esto no es negociable) siquiera sea intuitivamente, para quedarme en paz conmigo misma y con las circunstancias.

Hace tiempo que creo, y no digo nada nuevo, que la felicidad, en tanto actitud, es imposible sin paz emocional.  Con eso no sostengo que la paz emocional necesariamente haya de estar reñida con la intensidad ni con la cantidad de experiencias emocionantes; a condición, me parece, de que uno sepa manejarlas. O no sepa pero no le importe darse porrazos.

Porque... si le importa..., entonces no sé por qué no ha de considerar sus errores como benditos ensayos para calibrar un manejo de esas experiencias más acorde con su grado de tolerancia sensible, en lugar de muescas indeleblemente vergonzantes que le denigran o anulan de alguna forma.

De otro lado se sabe, aunque no todos lo hayan razonado por sí mismos, que los estímulos repetitivos producen un mayor y más rápido acostumbramiento a la sensación que nos desata. Y eso, ¿menos mal?, rige tanto para el dolor como para el placer. Todo lo cual implica que: o bien aumentamos algún parámetro (velocidad, intensidad, ritmo...), o bien cambiamos de estímulos. De lo contrario, el hastío como poco será bastante probable.

Qué se le va a hacer. Son gajes del oficio de sentir como prioridad en la vida...

A lo que iba, que desde las ramas me he ido a otros troncos: que el Zen es endiabladamente inasible si se quiere interpretar desde uno solo de nuestros hemisferios.

La mayor ventaja que le encuentro a esa dificultad es que es ella precisamente la que mantiene sus mensajes frescos y libres de nuestras manipuladoras y/o corrosivas manazas  interpretativas.



5 abr. 2011

Zembiduría.

 La práctica impide que degeneres hacia los extremos de la negación o la afirmación.


El humor crece con S. Internet



4 abr. 2011

Víctima de los demás, verdugo de sí mismo.

Tomado de la Red




11:11. Incis(iv)o.

Mira lo que m'adisho la Zembiduría hoy:



Convertir en ideal la persecución del bien es como querer desembarazarse de la izquierda doblando constantemente a la derecha, un camino en círculos.









Entonces será realmente libre de disfrutar de todo lo que posee, o que no posee, pero sin ser poseído a su vez. Porque hoy en día no se tienen objetos, son los objetos los que le tienen a uno. Usted no consume servicios, los servicios le consumen a usted. No mantiene relaciones, las relaciones le mantienen a usted. No tiene pensamientos, sentimientos o sensaciones, los pensamientos, los sentimientos y las sensaciones le poseen y a veces le atormentan.

Guy Corneau

(Estoy con él, a ver si me cuenta qué hay que hacer. O no hacer.)


*
Reina, gracias por chivarte.

2 abr. 2011

Sopa de letras.


De mi querida Red de redes. Celebrando las buenas imágenes.



















Leo para completar mi experiencia.
Y yo para interpretarla.

Escribo para integrar mi vida.
Yo, para respirarla.

Existo gracias a, por y para las palabras.
Que pueblan y abarrotan pensamientos y emociones.

Celebro mi alegría con palabras.
Yo en cambio prefiero los gestos.

En la tristeza, me consuelan. 
A mí me hieren más hondo.

En ellas me refugio cuando soy incomprendida.
Para comprender que no soy una víctima.

Ofrezco amistad y amor infinitos, completados o acotados con palabras. 
 Que ornan es bien cierto, mas sus incontables matices nunca llenarán el vacío.

Huyo de las palabras enfermas, de las que admiten resentimiento, culpa o ira.
Yo no huyo: son mi sombra.

El abecedario ha trazado mi camino, pero he abierto con él nuevos senderos.
Que para mi solaz he transitado gustosa.

Juego con las palabras, las distraigo y, a veces, las despisto.
Mas es  uno mismo quien se confunde y sufre con esos juegos.


Soy dueña de su significado y esclava de su forma.
Por su excelencia, de la mente dual son herramientas.

Forman parte de mi ruido y también de mis silencios.
Si bien el auténtico silencio, carece de palabras.



*
El texto en cursiva es de Concha Barbero, del cual me he servido bajo la confianza de no molestarle.