24 dic. 2010

Platitudes.

"Es siempre lo falso lo que le hace sufrir a usted, los falsos deseos y temores, los falsos valores e ideas, las falsas relaciones  entre la gente. Abandone lo falso y usted está libre del sufrimiento; la verdad hace feliz, la verdad libera."

I'm That. Nisargadatta.

**


De S.I.


23 dic. 2010

XXIV. Fechas como flechas.

Fechas de juntarse, de acusar distancias.
Fechas de rever las memorias afectivas; las que llenan, las que vacían.
De doblarse de risa, de llorar a mares.
Para "mal" o para "bien",  fechas potentes, hitos en nuestro camino vital, que orientan, pero que también desorientan.

Las enemistades hacen su agosto mostrando escaparates incongruentes con el fundamento del Amor.
Un pensamiento, una idea, una creencia, y la ira se torna en desencuentro.
Una expectativa, un juicio, un miedo, y la frágil conexión se hace añicos..

Guerras frías. Rencores calientes.
Y en medio de todo, seres que no entienden nada.
O que sí lo entienden, pero no ven el modo de cambiarlo.

Si supíéramos que mañana moriremos, muchos correríamos a quedar en paz con nuestros inveterados enemigos.
Desnudos como nos vamos, no queremos llevar puñales clavados en el corazón.
O sí, que no son pocos los que se mueren sin entenderlo.
Cosas de la ignorancia nada más.Y nada menos.

No tiene sentido esperar a que  lleguen desgracias para conmovernos, para salir del epicentro de nuestras importancias.

Pero tenga o no sentido, para colmo de mis tristezas es lo que hay...


De S.I.

17 dic. 2010

Risas sin causa.




Es un privilegio tener sentido del humor. Felicito a los que gocen de él y a los que elijan seguir sintiéndolo contra viento y marea. Humor porque sí, porque todo lo tiene escondido cuando se le da la vuelta. Cada uno decida o no cuándo hacerlo; y si quiere vivir abierto o cerrado a lo que hay.

Goma Espuma sabe llegarme a los resortes del humor en los momentos precisos: a veces justo cuando se me acaba de olvidar que lo tengo como el mejor salvavidas que haya sido creado. De repente he tropezado con ese vídeo, de uno de los blogs que leo, como un guiño inopinado de la vida. Por nada en particular, o por todo... Y no he podido por menos que reírme a carcajadas de puro sentirme inocente, como este niño que tomé prestado de otro blog.





A veces me llegan luces, apenas destellos, de lo que debe ser tener la inocencia de un niño y la sabiduría de un anciano, en perfecto maridaje, dentro de un cuerpo de mediana edad.

Sospecho que se parece bastante a la felicidad.
Aquella en la que comecé a creer cuando decidí considerarla una actitud.

Con estas manitas y mi tricotosa...

13 dic. 2010

XXIII. Esto...


Quino






Llamé al cielo,
y no me oyó,
y pues sus puertas me cierra
de mis pasos en la tierra,
responda el cielo, no yo.

















¡Mentira! ;)

Suponiendo que hubiera llamado; suponiendo que de haberlo hecho mi lenguaje hubiera sido inteligible, inteligente y lúcido, las puertas me las cierro yo en tanto adopte ufana la pose de espera. Tengo que seguir intentando la comunicación, como las naves interespaciales en las películas. Quiero seguir haciéndolo sin cejar en el empeño. A menos… a menos que no quiera. Y entonces, allá yo…

En el ínterin debo ir preparándome para el contacto. No sé si lo habrá, pero por si acaso, no puedo tener mi casa hecha un establo. Da igual que sea la exterior o la interior. Para mí es lo mismo: un vivo reflejo la una de la otra. Incluso yo disfruto de mis propias comodidades. No tiene sentido no hacerlo esperando a compartirlo, porque en el hacerlo mismo hallo un regocijo que no pasa desapercibido. En tanto me muestro ya tal y como soy, no espero que otro me mire, me inspire y me estimule a ello.

Y así, una vez preparado el nido, puedo invitar a cualquiera que aparezca a que se acomode, agradeciendo el regalo de su sola presencia. Y lo haré sin expectativas, que luego ya sé que pueden quedarse cortas; sobre todo si hay empeño en el que el otro me dé lo que no tiene o no halla motivos para darme.

Tengo que ensayar conmigo dándome yo lo mismo que espero que el otro me dé, por si no lo hace, no me quede cortada por la mitad, gatillando en el aire; puesto que la mitad que me he puesto yo misma, sigue haciendo sus funciones compensatorias. De lo contrario, sería como empeñarme en volar con un ala rota. Y si eso no es posible, no lo es más creer que el amor que recibo de un necesitado, bastará para compensar mi propia necesidad de amor tal y como yo la concibo. Además, si mi espíritu buscador así me lo inspira, nada representa mejor la libertad que el placer de volar sin miedo. Entonces, no tiene sentido aspirar a que dos hermosas aves vuelen si están con una de sus patas atada a la otra.

No nos engañemos: se puede estar satisfecho corporalmente, sexualmente, intelectualmente o espiritualmente, pero si no se está emocionalmente igual, todo lo demás cojea. Por ejemplo, alguien que se considere a sí mismo muy exitoso en los primeros terrenos, si no sintiera lo mismo en el último, será como una pequeña mancha de tinta en un esplendoroso vestido de novia.

Será raro de todos modos, que alguien que se crea exitoso en todos esos aspectos, no sienta que emocionalmente también lo es. Pero cosas más raras he visto yo. Y eso es, barrunto, porque en el fondo todavía le queda suelto algún cabo afectivo, contraído y doloroso. Viceversa: si alguien está satisfecho emocionalmente, sin dudarlo un instante, quizá le importe menos no destacar en los demás relieves de su alma. Es más, comprenderá que la ambición desmedida colisiona a menudo con la satisfacción emocional, como si fueran alérgicas entre sí, y quizá decida dar rienda suelta a su motor arrollando en su empeño lo menos posible. Salvo que no le importe sacrificar su satisfacción emocional en pos de otros trofeos que considere mejores.

Si alguien no se siente plenamente satisfecho con lo que es, sin fisuras, con la certeza de que esto es así, es porque casca en alguna de esas parcelas con las que ha de remar en su vida. Remar, arar, qué más da. Trazar algún camino, dejar alguna huella. Si no, no está vivo. Está literalmente enterrado. Si alguien no se siente satisfecho, decía, que levante la mano quien no halle en su haber alguna cuenta emocional pendiente. Tengo curiosidad porque alguien la levante y reconozca honestamente que no hay un pero que valga.

Si alguien se ufana de tenerlo todo arreglado y bien sujeto a su marcha, que venga a hablar conmigo cuando enferme o sufra alguna pérdida. Que venga y me cuente si no es en lo emocional donde más le duele; no tanto por la pequeña muerte que anuncia la enfermedad o la pérdida, no tanto por eso. Pues más duele todo aquello que aún sabiendo que queríamos, nunca nos dispusimos a enfrentarlo por miedo a no hallar el eco esperado.

¿Hay alguien emocionalmente satisfecho en la sala?

Si lo está, que venga y me lo cuente. Me interesa sobremanera.

Y si no lo está, también me interesa.




12 dic. 2010

¡Pordió!

Quino

**

Te dejo solo con esa mochilita de responsabilidad, para que te gestiones ese dolor que dices sentir muy grande cuando manifiesto mi libertad. Ya no me conmueve este patrón que seguimos de "yo te monto la filípica y tú me pides perdón constantemente".

Parece que aquí mando yo mucho, pero no. Eso es lo que parece, pero no. Porque la cosa es que tú estás revoloteando en mi vida porque quieres. Te hago aspavientos a veces y a ti no te molestan demasiado; más que el susto que te da que un día me enfade de verdad y pueda estamparte.

Espero que no te enfades tú, si ya no quiero que seas mi compañero de clase. Eso de copiarme los deberes porque yo soy la chica lista y guapa, no, de eso nada. Tú ya has aprendido lo suficiente para estar solo, y solo tienes que gestionarte.

A veces, cuando hablamos, me cuentas aspectos que para mí son revelaciones sobre los mismos problemas que me dices que tienes. Y yo te lo advierto. Me deshago en metáforas. Y es cierto que me encanta hacerlo. Pero entonces, tú respuesta verbal es simple guturalidad; mientras que la no verbal me habla de lo despistado que estás, aunque quieras ser mi mejor amigo-alumno de prácticas.

Pues a repetir curso, ya que seguimos con la metáfora didáctica; y a practicar más lo que aprendes. Yo ya no quiero ser tu maestra. Nunca lo fui. En cualquier caso quería ser tu compañera cuando te dije que pisaría fuerte y que quizá no te gustarían mis cambios. Aquí, hoy, se marca un hito…  Respira profundamente tres veces, si te late el corazón a ciento.

Hemos de cambiar nuestra relación, por mucho que te hayas por fin acomodado de nuevo. Cada conflicto entre nosotros, que se supone que estamos espiritualmente cerca, no puede ser la suma de un ego + otro ego al cuadrado. No. Mucho ego para mi viaje espiritual. Yo estoy atenta a clase y no te cuento mis cosas para entretenerte el rato. Te las cuento para que aprendas si quieres, y si no, pues no pasa nada. Iremos espaciando los diálogos, porque no me tienta hablarle a los muros.

Para terminar, disculpa si ya no me basta que me cuentes con palabras repetitivas lo bien que estás. Yo eso quiero verlo en la acción. No la acción frente a mí, como si yo fuera tu generala. En la acción global de tu vida. Te observo en conjunto y desde ahí te cuento, en tanto que como espejo me elegiste a voluntad. Claro que... tu espejo según tú mismo te veas, no según te vea yo.

Vete pensando el modo de arreglarlo. Qué propones para que estos reclamos que me haces sean elementos no presentes en nuestros intercambios. No procedería, además, si ambos hemos establecido que el amor autético es incondicional e incausado.

Tu coso te espera. Valor, y al toro.

No releo. Lo siento si es nitroglicerina en tus manos…

Paz y Amor, hermano de buena voluntad.

**



7 dic. 2010

¡...!

Cuidado con la ira mundial. No ocurra que simplemente seamos un grano doloroso y purulento en el rostro del universo y estén a punto de reventarnos...

Cuidado con esa posibilidad. Quizá fuese mejor calmar la inflamación templando los ánimos. Preguntémonos así, fríamente y de un tirón: ¿Quiero yo ser reventado o seguir disfrutando desde este Poro, de las maravillas que este Cuerpo que nos lleva puede hacer por Amor?

Por Amor también pueden reventarnos cuando el Universo retoce con la Universalidad en un abrazo íntimo.

¡Cuidado con la inflamación, que enferma!

6 dic. 2010

Motivación. II

Y ella repuso:

Así, efectivamente, a base de pálpitos, como tu dices, vamos haciendo camino.
Sin embargo me cuesta entender ese primer planteamiento tuyo con el posterior desarrollo (será que me estoy haciendo mayor)...

 "Cambiar la creencia en el fracaso por la creencia en el acierto" -dices-y yo me pregunto: ¿qué resuelve eso? ¿no lleva el acierto de la mano al error, cómo acompaña la noche al día, la luz a la oscuridad, la bondad a la maldad...?

Y entonces sugieres luego los pálpitos.

¿Podremos aprender a latir por afuera de esa concepción dual de la realidad, como bien dices,... que nos obliga a deslizarnos constantemente en esa cuerda floja entre extremos... hoy fracaso, mañana acierto.... o viceversa?

A lo que yo respondí:

Parece cada vez más deseable hallar una sobria armonía con el pequeño caos en que se ve convertida nuestra vida en el devenir dual. Durante el proceso, si es que éste deviene consciente, podemos reaccionar, o podemos actuar. Si es lo primero, estaremos al pairo de la polaridad del signo, de acuerdo a nuestra propia forma de vibrar, entendiendo por vibrar nuestra propia manifestación: nuestro pensar, nuestro sentir, nuestro actuar, con o sin voluntad consciente de su manejo.

Mas si es lo segundo, eso no garantiza a bote pronto, y puede que tampoco algo más tarde, que hallemos lo anhelado en el reino de las ilusiones. Pero comprenderemos que ese reino sólo es el argumento de este sueño en el que todos estamos inmersos. Y eso seguramente debería bastar para calmar unos enteros la ansiedad, el ¿mal? de la humanidad, del que muy pocos escapan verdaderamente.

Con eso, tal vez durante una noche clara y serena de nuestro desierto interior, que nos viene de serie, en el que a uno no le queda otra que encontrarse consigo mismo, y que le acompaña incluso cuando está abarrotado de compromisos y actividades mil. Tal vez, decía, vislumbremos la paz emocional como el extremo deseable de la ansiedad en la que chapoteamos habitualmente. Y aunque en nuestra consciencia ese vaivén parezca estrecho, da luz creer que pertenece a otra consciencia mucho más amplia que nos contiene, que seguramente sabe lo que hace mejor que nosotros, y a la que no nos queda otra que dar soporte, como ella nos lo da a nosotros.

Que el pincel crea que es él el que pinta mientras pintan con él, o que el violín sienta que es él el que toca mientras lo interpretan (iba a decir, ejecutan, pero sonaba fuertecillo), son imágenes que nos chocan, pero que no dejan de ilustrar (alumbrar) de alguna forma la mole de la incertidumbre de la que todos más o menos picoteamos durante el hacer que parece no poder dejar de hacerse.

¿Y para qué quiero yo actuar?, puede preguntarse; e incluso matizarse: “parece más divertido reaccionar, liberar las pasiones”. Adelante. Ancha es Castilla. Y cuando llegues a la frontera, no te olvides de seguir intentándolo, a ver qué pasa. Tú decides. Eres tan libre de descalabrarte como de armonizar con el medio. Empéñate si quieres en respirar bajo el agua en la que te has caído o te han tirado. Pero si intentas al menos una apnea, puede que salgas o te saquen con vida, y ojalá que con ninguna secuela que te deprima y no veas.

Medusas gigantes. Imagen de S.I.


En este universo de infinitas posibilidades, cada cual sabrá a su debido tiempo lo que sea que quiera o deba creer. O no. Que todo es posible, y aquí todos lo intentan a su manera; más o menos dormida, más o menos despierta...

4 dic. 2010

Motivación.




Ella dijo:

Muy interesante el video, por supuesto que la vida es riesgo...

Pero ya sabes que la cuestión no es qué hacer para no fracasar, sino qué hacer para levantarse después de la caida, para saber encajar el fracaso, resolverlo, elaborarlo y construir algo con él...

Y a mí se me ocurrió contestarle: (puede que algo pedante, lo entiendo, pero así fue):

Como punto de partida para empezar a levantarse después de la caída, por utilizar tus propios términos, podría ser cambiar la creencia en el fracaso, por la creencia en el acierto. Fracaso/acierto, como los dos extremos del mismo continuo.

Desde una concepción dual de esta "realidad" que vivimos, situarse en un extremo, en el extremo de la sombra (fracaso), es lo mismo que anhelar de forma permanente (programada) el acierto.

Las creencias son importantes, porque crean realidad. Por eso ni fracaso, ni acierto: más bien las huellas de un camino que tú mismo desarrollas de acuerdo a los pálpitos que vas sintiendo.

Con permiso: pálpitos racionales o emocionales, pero pálpitos al fin; repletos de tu propia convicción, sea ésta clara o turbia.


**
Esta y la siguiente, por ahora, salen de un diálogo improvisado entre dos blogueras que no se conocen más que por la lectura discreta del sitio de la otra. Aunque es la primera vez que se hablan directamente, se han saltado algunos registros y han entrado de lleno en el tema.

Párrafos sujetos a cambios. Perdonen las molestias. :)

2 dic. 2010

8:45 h.



Al levantar la persiana, mi rostro se ha asombrado como el de un niño que viera llegar los reyes majos.
Casi siempre he vivido a nivel del mar, así que no suelo tener la suerte de ver escenas como esa desde el ojo de mi hogar.

A menos de tres semanas para el solsticio de invierno...

1 dic. 2010

XXII. ¡Ups!

De S.I.



Estoy creyendo que creo que el amor no está realmente fuera; más que el que sacan a pasear los otros, con destellos en su hacer o en su decir, según lo interprete cada uno. Lo sé porque cuando no lucen las calles de mi vida, hace frío en mi alma si no me he cuidado antes de dejar una llamita encendida dentro, para avivar el fuego que necesitaré cuando es la soledad la única que me hace compañía.





Puedo pasar frío si me empeño, pero la verdad es que me siento una privilegiada teniendo lo que tengo, así que, ¡hala, a calentarme en mi chimenea, que ya parece que crepita...!

27 nov. 2010

Romantic love.

De S.Internet


-(…) ¿tú qué crees del amor de pareja?

Tendríamos primero que definir qué es el “amor de pareja”. Tal vez no te hayas leído todavía los sobres correspondientes a esa cuestión que hay en el curso de educación de las emociones. Te los recomiendo por completo.

Tras mi propia lectura me ha quedado claro que el amor de pareja es el amor romántico, ese en el que uno empieza a sentirse enamorado por varios motivos entre los que tiene una gran relevancia el “cóctel hormonal” que nuestro cuerpo se chuta en grandes dosis. Luego de que pasa su efecto, dure lo que dure, lo que queda es un campo de trabajo maravilloso para desarrollar Amor, no-apego, (el desapego es necesario si hay apego, pero si no, no hace falta, pienso) y para sobre todo ampliar la consciencia.

En tanto es una relación íntima, los implicados quedan, o deberían quedar si desean conocerse a sí mismos, totalmente expuestos. A veces la pareja funciona como co-independientes y pueden desarrollarse ambos sin problema, por lo que la relación tal vez dure muchos años o el resto de nuestra vida.


 Ahora bien, será difícil que lo haga si empezamos a sacrificarnos en aras de algo que no sentimos nuestro, sino del otro; algo que le desarrolla a él pero no a nosotros. Quizá ese sea un momento en que nuestra energía necesite vibrar de otro modo, y nuestra pareja ya no lo permita aunque quiera. Si no nos cerramos, si no ganan los miedos, seguramente aparezca otra persona que nos hará vibrar como sentimos que queremos para seguir ampliando esa consciencia que anhelamos. Pero nuestra es la decisión que debería ser hecha tras una profunda reflexión en la que tendría que quedarnos claro primero que nada, qué es lo que realmente queremos. No del otro, sino de nosotros mismos, y cuánto de eso puede canalizarse al lado de esa persona, cuya relación tal vez nos planteamos acabar, o cuánto no.

 Es complejo de todas formas, así que no hay fórmula que pueda ser universalizada. Cada pareja tiene que valorar si están mejor juntos o separados. Y los dos tienen que tener claro que no es el Miedo el que le inspira, sino el Amor, haga lo que haga y decida lo que decida.

Si ya nos metemos en las relaciones de co-dependencia, de uno o de ambos, entonces el problema es mucho más hondo y tiene un vínculo mayúsculo con la autoestima, lo que hará que muchas actitudes las inspire el miedo: a estar solo, sobre todo. Lo cual como te imaginas, fomenta más los apegos y la imposibilidad de descubrir cuál es nuestra misión aquí.

-¿Alguna vez, ante la decisión de iniciar una relación de pareja, te has planteado la pregunta "Para qué?"

Claro. Y si no lo haces antes, te la harás durante, si es que la inicias. Pero hay que poner mucha atención en por qué nos hacemos esa pregunta y también para qué nos la hacemos. Si sabemos lo que realmente queremos, las respuestas vendrán. Si no lo sabemos, es probable que actuemos con cierta inercia y/o automatismo, que acabará disgustándonos antes o después al manifestarse en la circunstancia.

-En la imaginaria línea en cuyos extremos se encuentran, por un lado, el amor egoísta, y en el otro, el Amor incondicional y consciente, ¿dónde se sitúa el amor de pareja?

Donde uno quiera. Como ya te he dicho, todo depende de nuestro nivel de consciencia, del que tenemos y del que deseamos tener. Ello no impide que pueda llevarse a cabo en pareja, pero lo interesante sería que hacerlo sea la consecuencia de una decisión plena y deseada y no de un vaivén en el que no nos sentimos cómodos.

-¿No es la pareja más que un campo de entrenamiento para desarrollar Amor, desapego y eliminar faltas a la vez que disfrutando del samsara que nos ha tocado vivir?

Sí, es una manera de verlo. Para mí la única que tiene verdadero sentido. Pero si no disfrutas surfeando esas olas, tienes que mirarte mucho a ti mismo para averiguar lo que llevo diciendo todo el rato: qué quiero y para qué estoy en este mundo. La experiencia de este ego que no podemos dejar de ser, pero que podemos purificar, se acabará con la muerte del cuerpo. El espíritu consciente de que está en una aventura humana sabe hasta dónde ésta le está enriqueciendo, y eso será lo que se lleve consigo en su consciencia, sabiendo que el Amor es lo único que es eterno.

Mi deseo es formar una red de inter-independientes (en los apuntes se amplía el concepto) e ir enamorándome de todos desde el amor genuino. Otra cosa es que luego escoja tener una relación de pareja con alguno, o con alguna, que tampoco lo descarto, siempre que la libertad de nadie sufra. No estoy proclamando el amor libre y el fotelleo con todos, pues para mí el sexo cada vez tiene más un sentido sagrado, pero tampoco estoy segura de que pueda permanecer en una relación que me compromete sin yo quererlo. Estar, permanecer el tiempo que dure intensa y luego terminarla. Eso es lo que me parece más sano. Claro que yo no tengo hijos, pero, procuraría si los tuviera, no sacrificarme por ellos para que luego no me pese la insatisfacción de por vida.

26 nov. 2010

La Realidad.

Cuento de Sabiduría Milenaria.

Érase una vez un reino en el que la prosperidad y la abundancia se hallaban repartidas de manera justa entre todos sus habitantes. A su rey, que tenía fama de de ecuánime y sabio, le gustaba pasear al alba por los bellos y exuberantes jardines de palacio; unos jardines en los que crecían toda clase de flores y animales de las más raras y variadas especies.

Un día, hallándose el rey observando el iris oscuro y profundo de un ciervo al que acariciaba, de pronto irrumpió en su mente un poderoso interrogante acerca de la naturaleza de la Realidad.

¿Cuál es la verdadera naturaleza de lo que llamamos real? -se preguntó mirando el ojo abismal de aquel tierno animal.

¿Qué es realmente lo que llamamos realidad? ¿Lo que ven nuestros ojos? ¿Lo que interpretamos de lo que percibimos?- se preguntaba abrumado.

En verdad que hay muchas teorías escritas acerca de la realidad que llenan las bibliotecas de mi palacio, sin embargo, quisiera saber algo más preciso, algo más sencillo y clarificador que calme la sed de saber que acaba de inquietar mi corazón.

De inmediato, llamó a su chambelán y ordenó convocar a los hombres de conocimiento más destacados del reino, a fin de inducirles a elaborar un planteamiento definitivo sobre la naturaleza de la realidad.

Aquel grupo seleccionado de estudiosos y amantes del saber, tras muchos años de esfuerzo heroico, presentaron al fin a su majestad un único y enorme tomo intelectual, que pretendía satisfacer la gran pregunta que mantenía en vilo al rey. Éste, tras observar el tamaño de la respuesta, rechazó el trabajo sintiendo que no respondía exactamente a su inquietud y les pidió que lo resumieran todo en tan sólo un párrafo.

Los expertos, aunque severamente descorazonados, obedecieron a su majestad y volvieron a su difícil labor.

Al cabo de otros diez años se presentaron con una propuesta condensada que, seguro, se pensaban, satisfaría la gran pregunta de su majestad.

Todavía es demasiado largo, -refunfuñó el rey. Denme una sola palabra. Una sola palabra que lo diga todo acerca de la verdadera naturaleza de lo que llamamos realidad.

Con gran pesadez y frustración, el grupo de expertos comenzó de nuevo a deliberar y solamente llegando ya al final de sus días, fue que los pocos estudiosos que quedaban con vida se atrevieron a presentar ante el rey, con manos temblorosas, un manuscrito maltrecho con muchos borrones.

Sobre él estaba escrita una sola palabra.

Al verla, el ya anciano rey sonrió iluminándose la cara. ¿Cuál es?- preguntaron inquietos los cortesanos.

El rey mostrando el manuscrito a los presentes dijo:

La palabra que resume la verdadera naturaleza de lo que llamamos la realiad es:

"QUIZÁ"




**
Tomado de unos apuntes de Psicología Transpersonal de la Escuela de P.T Kayzen

25 nov. 2010

Emotional Freedom Techniques.



Las Técnicas de Liberación Emocional (EFT por sus siglas en inglés, Emotional Freedom Techniques) son unas técnicas extraordinarias que sirven para eliminar, con sorprendente rapidez, problemas emocionales y físicos al reequilibrar el sistema energético del cuerpo.

EFT ha sido descrita como la ‘acupuntura para las emociones, sin agujas’. Tiene sus raíces en la antigua medicina china y en la ciencia moderna llamada Kinesiología aplicada.

EFT es una forma de psicoterapia alternativa que está basada en el hecho de que las emociones negativas están causadas por desequilibros en el campo energético del cuerpo. Lo que se hace para volver a equilibrarlo es lo que en inglés se llama ‘tapping’ (dar golpecitos suaves con los dedos) en los puntos de la acupuntura, mientras el paciente está enfocado en la emoción o asunto a tratar. Con esto se neutraliza la emoción negativa y se activan de forma natural los mecanismos autocurativos y regeneradores del cuerpo.

Este proceso, que podría parecer incluso ‘demasiado’ sencillo para funcionar, tiene un efecto neutralizador muy poderoso a la hora de tratar emociones negativas (aquellas que nos hacen sentir mal) de cualquier tipo, ya sea ansiedad, depresión, fobias, traumas…

Muchos problemas emocionales que previamente tuvieron que ser tratados durante meses o años de trabajo utilizando psicoterapia convencional, pueden ser reducidos o eliminados en unas pocas sesiones mediante EFT. Otros requieren mayor persistencia, pero, en cualquier caso, sus resultados son siempre permanentes.

EFT incorpora dos conocidos conceptos en el mundo de la sanación:

1.Las terapias basadas en los meridianos, como la acupuntura y la digitopuntura, en las que se estimulan ciertos puntos en el cuerpo

2.Las terapias de mente-cuerpo, que confirman la influencia de nuestros pensamientos en nuestra salud.

EFT hace uso de estas dos disciplinas en su procedimiento, y esto explica su asombrosa efectividad.

Esta es una terapia holística que incorpora el cuerpo y la mente al mismo tiempo, ya que, a diferencia de otras terapias, es imprescindible estar metalmente enfocado en el tema a tratar, mientras se estimulan físicamente los puntos energéticos de los meridianos.

http://www.tecnicasliberacionemocional.com/

19 nov. 2010

Intitulado.

La confianza no es otra cosa que sintonía con ese Poder que mueve los átomos y las galaxias. Ramayat.

Iris. Imagen de S.I. aumentada.


18 nov. 2010

Creer o no creer en la Ciencia.









Biología de la creencia. Bruce Lipton.

Por fin, la verificación científica de la unidad cuerpo-mente-espíritu descrita en "¡¿Y tú qué sabes?!" y sus aplicaciones en tu propio cuerpo.

La biología de la creencia es un libro revolucionario en el campo de la Biología moderna. Su autor, un prestigioso biólogo celular, describe con precisión las rutas moleculares a través de las que nuestras células se ven afectadas por nuestros pensamientos gracias a los efectos bioquímicos de las funciones cerebrales. Con lenguaje sencillo, múltiples ilustraciones, humor y ejemplos actuales, el doctor Lipton explica que los genes y el ADN no controlan nuestra biología, sino que es el ADN el que está controlado por las señales procedentes del medio externo celular, entre las que destacan los poderosos mensajes que provienen de nuestros pensamientos positivos y negativos. De esta manera, nuestro cuerpo puede cambiar realmente si reeducamos nuestra forma de pensar.

http://detenganlavacuna.files.wordpress.com/2010/09/la-biologia-de-la-creencia-dr-bruce-h-lipton.pdf (Texto del libro en pdf)

17 nov. 2010

XXI. Relatividad.

Cuando no tengo nada que decir, me suele gustar de una manera extraña ver esta clase de vídeos. Y sí, ya sé que no es la primera vez que cuelgo imágenes similares; pero es que a veces, para curarse de los males del egocentrismo, se hace por completo necesario no olvidarse de que, al fin y al cabo, sólo somos polvo de estrellas...

Y cuándo nos preguntemos a quién le importa lo que nos pase y lo que sintamos al respecto; y cuando nos devanemos los sesos por todo cuanto se nos escapa al raciocinio; y cuando como conclusión tengamos la tentación de coquetear con el sufrimiento, puede que erradamente decidamos que al macrocosmos nada, pero... por favor, no nos precipitemos asegurando que al microcosmos tampoco...

11 nov. 2010

Hacia una consciencia supramental.

“Pero la evolución no acaba en la mente; espera liberarse en algo mayor, en una consciencia espiritual o supramental. Por tanto, no hay razón alguna para poner límites a las posibilidades evolutivas tomando nuestra organización o estado actual como definitivo”.


Sri Aurobindo


Imagen: Сюр_реалимыслие

http://planocreativo.wordpress.com/2010/11/11/la-evolucion-no-acaba-en-la-mente/

**

Esa es una de las entradas de Plano Creativo de hoy, el blog de Alejandro Jorodowsky (ignoro si el único), que suelo leer.

Me gusta pensar que es cierto. Necesito creer que lo es. De hecho el sentido último que inspira mi vida, el contenido de este blog, gira en torno a esa consciencia a la que creo contribuir con mi claridad.

Sin embargo a veces me pregunto si todo eso no es en tan sólo otra proyección mental que busca escapar de la aniquilación que, parece, representa la muerte desde este plano existencial.

¿Cómo saber con certeza que esa espiritualidad, esa profundidad más allá de lo fenoménico de la que todos los pensadores, sabios y buscadores humanos hablan sin cesar, no es fruto del intento humano, más o menos desesperado o sereno, de trascender el miedo que esa muerte representa?

Imposible. Es imposible. Uno lo decide y ya está. Da igual los motivos. Es lo que hay. Puede que tan sólo sea una buena forma, la más hermosa, de inspirarse aquí; de hacer posible estar todos conviviendo en pos de una paz mental que se torna en imprescindible frente a tanto dolor y miseria.

Quizá sea que hasta ahora no hayamos descubierto otra fórmula más idónea de hacernos compatibles y evolucionar en dirección al Amor Universal, nuestra pretendida esencia, para que se instale y nos aleje de la autodestrucción a la que, es bastante obvio, estamos abocados como especie.

**
Sri Aurobindo (Calcuta 1872 – Pondicherry 1950). Figura polifacética cuya vida transcurre a caballo entre los siglos XIX y XX. Fue político y luchador por la independencia de la India; filósofo, integrador de dos civilizaciones: oriente y occidente; vidente, y descubridor de una nueva, misteriosa y ascendente geografía de esta tierra y de este universo; maestro de yoga y de nuevos caminos de acercamiento a la divinidad; poeta de delicados sonetos y de una extensa epopeya épica, Savitrí, compendio de su vasta experiencia. (De la Wikipedia.)

9 nov. 2010

XX. Mi cuerpo y yo.

A menudo he pensado que del mismo modo que no soy del todo ajena al funcionamiento de los procesos corporales, aunque tenga de ellos un conocimiento muy impreciso en tanto me sienta físicamente "bien", y algo más definido cuando algo me duele, si bien sólo atiendo al hecho doloroso en sí, pero no a lo que lo causa; del mismo modo, decía, las células de mi cuerpo no pueden ser ajenas al efecto de mis procesos mentales. Si siento ira o ansiedad, segrego más ácido clorhídrico o más adrenalina de lo normal, y al notarlo en mi estómago y en mi sistema circulatorio, refuerzo esa ira y esa ansiedad, produciendo más ácido y más adrenalina; hasta que decido tranquilizarme o me tomo una pastilla que hará el trabajo sucio por mí. Yo sólo quiero que todo pare, pero no me doy cuenta, o no quiero dármela, de que la única que puede pararlo soy yo. Si bien llegado el tiempo en que la lesión crónica se ha instalado, el reajuste que mi voluntad podría representar se hace cada vez más ineficaz y termino necesitando el clásico tratamiento farmacológico de por vida.

La fisiología me enseña lo bien diseñados que estamos, la forma tan excelente en que todo se autorregula, se compensa y se regenera mediante lo que se conoce con el nombre de homeostasis. Cierto es que casi todos son procesos automáticos a cargo de mi sistema neurovegetativo, pero de ahí a negar que hay una forma de consciencia en todo ello, otra forma de consciencia que funciona al margen de la mía, va un gran trecho que por descuidado siempre acarrea consecuencias cuyos efectos sin duda se van sumando.

Por citar otro ejemplo: yo puedo fumar porque me gusta, porque me da la gana, porque creo que compensa mi ansiedad, porque me distrae, porque me facilita las relaciones... da igual la motivación que me impulse a hacerlo, pero eso no significa que entre las células pulmonares no se produzca, por así decir, una especie de malestar de clase. Tal vez se pregunten de alguna forma qué son todas esas sustancias que entran en su hábitat de repente a través del humo inhalado y que interfieren de forma agresiva su denodado e incondicional trabajo de oxigenarnos. Claro es que hacen lo que pueden para compensar con cada bocanada tamaña intromisión de su noble quehacer; hasta que se les agotan los recursos y claudican. Yo, mientras tanto, suelo decirme algo así como "qué rollo de tos tengo, que ahogo siento cuando subo un par de pisos, que catarro más pertinaz... Puede que hasta me enfade con mis pulmones por parecerme unos ingratos. Si yo necesito fumar, ¿por qué ellos me lo quieren impedir con su reactividad bronquial?

Es decir, que yo sí me puedo permitir pensar, sentir y actuar en automático la mayor parte del tiempo, o a veces no tanto; pero si de alguna manera el cuerpo se defiende, entonces es un incordio para lo que quiero pensar, sentir o hacer. No importa. Luego me digo que no entiendo nada y que soy una víctima de mi fisiología...

Mencioné el fumar, como podría haberme referido al comer, o al hecho de ejercitar mis músculos y articulaciones. Parece que me da igual lo que como, o si no como, o si me atiborro de bombones aunque eso trastoque mi metabolismo hasta fabricarme unos buenos depósitos de grasa. ¿Que es en la cintura? Me pongo ropa ancha. ¿Que es en las arterias? Total, no me entero hasta que unos análisis lo cantan o con los años me da un jamacuco cerebral, pulmonar o hepático... Da igual si me siento en el sofá horas y días arqueando la columna lumbar en al aire después de currar de pie durante horas. ¡Vaya, por Dios, ¿pues no me ha salido una hernia discal? ¿Cómo se atreve? Da lo mismo si juego al padel a lo bestia cuando ni siquiera estoy entrenada, porque necesito canalizar mi rabia por las mil horas que trabajo a la semana; si a mí me divierte, los tendones de mi brazo no tienen derecho a inflamarse por el sobreuso. Yo sólo sé que me duele, y el brazo es un jodido aguafiestas. Da igual si camino con unos taconazos todos los días porque me hacen sentir atractiva, porque por supuesto no me voy a poner unas antiestéticas deportivas. Si con los años me salen juanetes o callos, mierda de pies que me duelen y encima me impiden seguir presumiendo...

Podría seguir hasta aburrir, y no es mi pretensión. Tampoco lo es sembrar el agobio por tanto maltrato como le doy a ese cuerpo serrano. La cuestión es saber que lo que me pasa físicamente no es gratuito, no viene caído del cielo, por mucho que no lo entienda porque no soy profesional de la salud, y a veces aunque lo sea. El fondo de todo esto es que suelo pensar que mi cuerpo está a mi servicio y que tiene que estarlo siempre a pesar del maltrato. Prefiero decirme cosas como que los años no pasan en valde; o que me hago vieja y, claro, es lo normal; o que esta mierda de cuerpo me funciona de pena...

Me gustaría firmar la paz con mi cuerpo y aprender a escucharlo y respetarlo en la medida que pueda. No maldecirlo cuando me falla, sino dedicarle un tiempo a la responsabilidad que yo tengo en el fallo que me he producido a mí misma. Me gustaría no seguir creyendo que lo que pienso no tienen ningún efecto en lo que siento; viceversa, que lo que siento no tiene ningún efecto en lo que pienso. Y, por supuesto, me gustaría no pasar de largo ante el hecho crucial de que lo que hago, depende absolutamente de todo ese manejo.

Me gustaría darme cuenta de que mi actitud, infinitas veces conectada en automático, atiende netamente a lo que pienso, lo que quiero, lo que necesito y lo que siento. Por eso me gustaría ser capaz de tener en cuenta al vehículo por excelencia que me lo permite, así como llegar a respetarlo como el colega-cómplice de este equipo que ambos formamos en el ámbio experiencial. Porque se lo merece, cuando menos, tanto como yo. Porque sin él, todo este rollo de vivir no sería en absoluto posible.


De San Internet
 Por eso y no por otra cosa le pongo voz al mundo diminuto ilustrando creativamente sus conversaciones. Es seguro que sus integrantes entienden las cosas de otra manera, pero si no es contando sus vicisitudes con ejemplos que puedan equipararse a la vida que llamamos real, no creo que empecemos a darnos cuenta de un modo cabal de la responsablidad personal que cada cual tiene en el asunto ese de su bienestar.

**

9/11/10

Relativizando que es gerundio: me gustaría aclarar que no estoy ni a favor ni en contra del tabaco. Cada cual es muy libre de hacer de su capa un sayo. O no. Lo mencioné como ejemplo de mi argumentación, pero en realidad da lo mismo que sea tabaco, comida o cualquier otro objeto/sujeto, material/inmaterial, que nos mueva y despierte tanto nuestra filias como nuestras fobias.


El quid de la cuestión, el núcleo, el centro, el meollo es por y para qué hacemos lo que hacemos y en qué medida le afecta a una parte que es muy nuestra; tan nuestra que sin ella no habría, que sepamos, nada que hacer aquí. Una parte que nos permite, como ya dije, vivir las experiencias, sean en el plano físico y/o mental; incluyendo en este último, las emociones, los deseos y las necesidades, y por supuesto también la voluntad que gestiona todo eso.

7 nov. 2010

Conversación uterina.

Ütero y anejos


 Célula I: ¿Les has escrito?

Célula II: ¿A quiénes?

CI: ¿A quiénes va a ser? ¡A los ovarios!

CII: Pero si ya lo saben de sobra, pero dicen que no pueden hacer nada.

CI: ¿Ah, no?

CII: No. Dicen que ellos tienen las manos atadas, que ya han intentado comunicarse innumerables veces con la hipófisis, pero que está colapsada porque el hipotálamo no puede hacer bien su parte.

CI: ¿Cómo que no? ¡Pero si son socios!

CII: Ya lo sé, pero a raíz del dolor por la ruptura, la avalancha de emociones ha aumentado un 70% durante las últimas semanas y no hay efectivos suficientes para gestionarlas. Ten en cuenta que una experiencia así produce un cataclismo cerebral equivalente a 7 en la escala de Richter. Eso significa que se han desbarajustado todos los archivos de memorias; incluso las que parecían felizmente archivadas. Como se esperan además nuevas réplicas a corto-medio plazo, tal vez se tarde años en volver a normalizar el rendimiento. Y eso suponiendo que la voluntad intervenga, que si no…

CI: ¡Jopé…! Eso desatará la superpoblación entre nosotras, y como ya somos pocas encima parirá la abuela, no te digo…

M:Miometrio; E:Endometrio

CII: Ya… ¡Qué me vas a contar a mí, que a mi apartamento de 40 micras vienen a comer y dormir diariamente diecisiete colegas.

CI: ¡Madre mía!

CII: Claro, no las voy a dejar tiradas. Qué culpa tienen ellas de lo que está pasando en las altas esferas.

CI: No, si lo entiendo. Al fin y al cabo nuestros hogares sólo lo son en usufructo. Nosotras llegamos primero, pero firmamos la cláusula, si mal no recuerdas, de que en caso de necesidad habría que compartirlos.

CII: Ya te digo. Los ovarios saben que deben frenar la producción de estrógenos, pero las órdenes de arriba son estrictas y el feedback lo han cerrado por el tema del insomnio y la bulimia, así que sin los recaptadores y neutralizadores, la materia prima podría malignizarse, y antes de eso, mejor acoger la síntesis masiva de coleguis, aunque tengamos que apretarnos todas un poco, ¿no? Bueno, todas menos tú y las de tu clase, que vivís en el barrio miometrial, pijina; pero en el suburbio endometrial ya sabes cómo funcionan las cosas... Cada mes a la puta calle, literalmente.

CI: Lo sé… y no sabes cuánto lo siento. Nunca pensé que lo lamentaría tanto, porque te he cobrado mucho afecto. Nunca había tenido una amiga como tú.

CII: Ya... Es que no da tiempo entre periodos a conocerse tan profundamente, pero tú y yo congeniamos a la primera y casi sin palabras. Fue mirarnos y sentir en el núcleo una fuerte hermandad…

CI: Sí, es verdad… qué bonito, ¿no?

CII: Bonito sí que es, pero al final nos dolerá separarnos.

CI: … Se me estaba ocurriendo que quizá podríamos irnos juntas…

CII: Pero… tú ya sabes que eso significa salir del cuerpo.

CI: Lo sé, pero ¿para qué quiero quedarme aquí si tú te vas?

CII: Para cumplir tus funciones, mujer.

CI: ¡Pero si hay superpoblación! Menos que en tu barrio, pero tal y como se están poniendo las cosas, pronto sobraremos todas. Y para terminar en la basura de un quirófano, prefiero irme a cualquier otro sitio, pero contigo.

CII: Bueno… si tú quieres, yo no tengo inconveniente. Cuando falte poco para la menstruación, te quedas a dormir en mi casa y salimos juntas. ¿Te parece?

CI: De acuerdo, bonita.

CII: Y ahora, vamos a dormir, que se ha hecho muy tarde.

CI: Vale. Hasta mañana. Te quiero.

CII: Y yo a ti…



Ovario. Tal que una galaxia...

5 nov. 2010

Otoño.

Me gusta vivir cerca de los árboles.
Me gustan todos, pero especialmente los de hoja caduca porque ilustran en mi cotidianidad el paso de las estaciones; reflejo directo de las mudanzas de mi corazón.


Nunca antes había tenido el privilegio de ser testigo de la inmensa belleza que esconde algo tan sencillo, con tan sólo asomarme a una de las ventanas de mi nido.


Nunca antes me había gustado tanto el otoño.
Las miles de hojas del suelo no me dan tristeza; como ocurría antes, en mi otra vida; pues ya soy capaz de presentir el latido del vigor que traerá la próxima primavera.


**
Para A. en su 49 aniversario.

3 nov. 2010

El Poder del Pensamiento. Deepak Chopra

I.El envejecimiento en las personas, al contrario que en los animales, no es un fenómeno fijo. Los científicos sospechan hacen tiempo, que el envejecimiento humano es variable: se acelera en condiciones de estrés y puede ralentizarse con el enamoramiento. Lo que conocemos como edad cronológica no tiene por qué ser equivalente a la edad biológica.
I


II. Hace tiempo que se sabe que una experiencia recordada puede desencadenar el mismo flujo de neurotransmisores y la misma liberación de sustancias químicas en el organismo que una experiencia real. ¿Qué es esto que llamamos realidad cotidiana? Tal vez lo que consideramos realidad cotidiana no sea otra cosa que una hipnosis programada socialmente, una ficción inducida en la que participamos colectivamente. Nuestra experiencia de la realidad cotidiana es el resultado de la interpretación de la experiencia sensorial. El mundo físico es una respuesta del observador. Los receptores que utilizamos para observar son básicamente los receptores y el sistema nervioso. Hay una diferencia entre la realidad y nuestra percepción de la realidad. La mayor parte de lo que vemos es una interpretación. Es una función de nuestros receptores y el modo en que hemos aprendido a utilizarlos.
II.


III.La ciencia basada en el modelo materialista ha intentando comprender los mecanismos de la enfermedad, con la esperanza de que si se comprenden y se interfiere en ellos, debería ser posible eliminar la enfermedad. Esta estrategia no ha funcionado, porque los mecanismos de la enfermedad no son los que la causan. La salud no es mera ausencia de enfermedad, sino un estado de vitalidad, de energía, de creatividad; en definitiva es un estado superior de la conciencia. Veamos un modelo que va más allá del materialista.
III.


IV.Me gustaría sugerir una alternativa de vernos a nosotros mismos. La de quizá no seamos este cuerpo físico. Que lo que llamamos cuerpo físico tal vez sólo sea un lugar donde residan nuestro recuerdos y sueños en el presente. Que confundimos el caballo con el jinete. Que el verdadero yo no son estas moléculas sobre las que cabalgo. Nuestra tecnología se basa en el derrocamiento de la superstición del materialismo. Hoy en día si podemos usar un fax, escuchar un programa de radio o ver la televisión es porque la tecnología se basa en una premisa básica descubierta por los científicos, que dice que la naturaleza esencial del mundo material es que no es material. Estas tecnologías no habrían sido posible si los científicos no hubieran perforado la máscara de la materia para penetrar en el mundo de la energía y la información. La materia esencial del universo es la no-materia.
IV


V. Las moléculas del cuerpo son la experiencia objetiva de la conciencia. Y la mente es la experiencia subjetiva de la conciencia. Son inseparables en tanto son el mismo fenómeno bajo diferentes disfraces. Experimentamos la información y la energía subjetivamente a través de la mente. Y experimentamos la información y la energía objetivamente a través del cuerpo, pero también a través del mundo físico. El mundo físico exterior está formado por información y energía que experimentamos a través de nuestros sensores, que son transductores que convierten la información y la energía en sabores, texturas, formas y colores. Y nosotros asociamos todo eso con el flujo incesante de quántums de información y energía. Tambien lo experimentamos en la mente como pensamientos, sentimientos, emociones y deseos.
V


VI. Si las transformaciones en el organismo vienen condicionadas por la energía y la información, y si éstas estan condicionadas por la interpretación, los pensamientos, los sentimientos y las emociones, entonces quizá seremos capaces de influir en las expresiones de esos estados de energía e información. Las expresiones bioquímicas, de conducta, etc. Hay una expresión en la ciencia védica que dice: "Utilizo los recuerdos, pero no permito que los recuerdos me utilicen." Claro que hay que utilizar los recuerdos, pero cuando uno permite que los recuerdos le utilicen se convierte en víctima en vez de creador. Dejar que los recuerdos le utilicen a uno es estar en un estado de reacción constante; y utilizar los recuerdos para crear respuestas creativas en el campo de infinitas posibilidades es convertirse en un creador.
VI


VII.La ley del Dharma dice que todos tenemos un talento único y una forma única de expresarlo que nadie más tiene. Hay una cosa que uno puede hacer mejor que nadie, y cuando la hace pierde la noción del tiempo, la conciencia del tiempo. Por tanto, afirmaría que el primer factor de muerte prematura es la falta de propósito en la vida. El desencadenante número dos es la valoración de la felicidad propia, si uno piensa que es feliz o no.
VII



**

Hace poco le pregunté a un médico amigo mío: ¿Sabrías definir la vida? Y el me contestó: Sí, claro, es una enfermedad de transmisión sexual incurable. (Chopra)

1 nov. 2010

Universos paralelos.




-"Tal vez debiéramos vivir plenamente la vida que nos toca y no buscarnos en otras..."

-Tal vez, pero... si en otra soy más yo misma, a mí que me dejen tranquila, oiga...

28 oct. 2010

:)


http://www.elsentidodelavida.net/ (Rescatada ahí)

That's the question!
Puede que el humor no te lleve a ningún sitio, pero el llanto tampoco, así que, si lo necesitas, pégate una buena llantina, pero luego tienes que limpiarte los mocos y secarte las lágrimas, que hasta el último hálito hay mucho que hacer. Vamos, digo yo...

26 oct. 2010

XIX. Me dice un amigo...

... que por qué no escribo más, que le entraña mi ausencia de cuatro días...

Se ve que aún no sabe de mi poliédrica actividad mental...

Al principio, prefería no leerme por aquí a pesar de haberme pedido la dirección, porque, argüía, lo que se iba a encontrar era una especie de subpersonalidad, un ente pseudoficticio, y que prefería conocerme en otros espacios más "reales".

La verdad es que aún no sé si él ya sabe, que por aquí me manifiesto con el mismo rango de autenticidad que ahí fuera. Aunque yo diría que más... La única diferencia es que al no ser condición indispensable agradar al que curiosea mis rincones, me pronuncio como si este lugar en bloque fuera el único amigo real que tengo en el mundo en mis circunstancias actuales; al que puedo hablarle con la misma confianza con la que me hablo a mí misma, dado que no tengo miedo de absolutamente nada de lo que pueda decirme desde la más honesta de las claridades.

Sí, confieso que yo no temo nada de lo que pueda hallar en la zona abisal de mi ser, con independencia del dolor que pueda sentir al sumergirme en mis emociones; porque, ya me consta, mirar con crudeza las cosas que me pasan convierte en humo la mayor parte del recelo que albergara a priori.

Y claro que no digo todo lo que quiero, pero eso es porque de tanto como diría, no me resulta nada facil plasmarlo en palabras. Sin embargo, es por completo cierto que lo que digo es profundamente mío. Tan profundo que por eso no puedo contarlo alegremente ahí fuera, con la misma facilidad con la que se habla de lo cotidiano.

Paso mis días tratando de estar en la perspectiva más amplia y consciente de que soy capaz en cada momento. Cuando, emboscados, el pasado o el futuro me bloquean la marcha con sus largas filas de pensamientos reiterativos, me arrastro al presente con diligencia y, respirando hondo, me obligo a estar en él observando, atenta, sin juzgarme... Perdonando hasta el hecho de que lo siga haciendo bajo el influjo de un chop chop latente, no del todo consciente, pero con seguridad implicado en el malestar sordo en el que chapotean a veces mis ratos.

La cuestión no es que en ocasiones me ponga trascendente...; muchas en realidad, porque me encanta. No es que pretenda recrear ese estado en mi lóbulo racional y lógico, no; lo que trato es de sentirme como si ya viviera instalada en ese plano espiritual y desde ahí experimentar profundamente todo lo que hay en derredor. En ocasiones, poniéndole palabras a las emociones cuando lo considero necesario; otras, desmontando en el hacer mismo, patrones de actitudes con las que ya no me identifico.

Y entre col y col, una lechuga: la de tomar una buena bocanada de aire cada vez que se me olvida respirar la vida, con la que recargar mis energías para seguir en la brecha. Brecha que, en mi caso, es sustanciosamente más pequeñita que la de otros seres que pueblan este planeta.

Tambien procuro no olvidarme de agradecer al universo todos los privilegios que me regala día a día; porque, aunque no tenga todo lo que quiero, todo lo que tengo, lo quiero, y mientras me tenga a mí, todo eso siempre será un milagro.




Imagen de San Internet (que guardé hace tiempo, cuando ni siquiera sospechaba que citar la fuente sería lo más cortés en este medio. Me perdonen los autores que, si es su voluntad,  no vacilaré en quitarla.)
  


21 oct. 2010

William Kamkwamba. The trust.

Cuando la confianza se mantiene en números rojos, lo que tenemos delante de los ojos es la luz del pasado. Y si la hacemos a un lado, lo que se ve es como un bosque de noche y sin luna. Es difícil dar un paso en esas condiciones.

Cuando la confianza se despierta, el corazón se ilumina un poco, permitiendo ver al menos dónde poner el pie que empieza a dar el primer paso. Sigue sin verse hacia dónde ir, pero la confianza hace de brújula con sus certeros pálpitos. Hay que confiar. Se confía, confiando.

Cuando la confianza es un hecho, los pasos se hacen tan poderosos como el interruptor de una luz que ilumina de repente un gran perímetro, en el cual se alojan situaciones y experiencias, con toda su cohorte de memorias emocionales y creencias que las avalan. Lo bueno, es que cuando uno no quiere en su vida alguna de ellas, sólo tiene que volver a salir al bosque a dar nuevos pasos, pues su faro le guiará muy precisamente por senderos en verdad deseables. Claro que la confianza no puede faltar. Ni siquiera cuando sea necesario detenerse porque el terreno se muestre, por momentos, impracticable.

Y si se tarda en hallar la salida, tengo por seguro, que vuelve a estar la luz del pasado interfiriendo mi mirada con las proyecciones de sus rayos.

La libertad siempre está delante. A veces tan encima, que ni la vemos. O si la vemos, nos da la risa triste, sarcástica y corrosiva, y simplemente nos decimos "no puedo". Y eso, porque esa libertad es tan grande, que da un vértigo atroz. Más que hacer puenting.

Porque la confianza es crear a golpe de coraje, ya desde los primeros detalles que se esbozan con las visualizaciones, precisamente aquello que queremos ver en nuestra vida. Las dos primeras piezas de un puzzle de diez mil, puede disuadir a cualquiera, pero así, con voluntad confiada, es como se empieza a construir el objetivo.


http://tao-sai.blogspot.com/2010/10/nunca-te-rindas.html


Para Juan y sus recién estrenados 24.


**
A propósito de una entrada de Tao Sai

19 oct. 2010

Tu segunda oportunidad.


No es la especie más fuerte la que sobrevive, sino la que mejor se adapta al cambio.
(Darwin)

Viendo este vídeo de Mario Alonso, un amigo tomó unas notas muy interesantes que me agencio para este cuaderno de bitácora. Y para el lector que lo aprecie. A mi amigo no digo, sino a lo que se dice entre las líneas y entre líneas. Mario Alonso ha escrito Reinventarse, un libro que habla por sí mismo de esa responsabilidad personal a la que tanto me gusta aludir, no precisamente por capricho...

**

.Cuando la parte emocional está bloqueada, la parte intelectual queda anulada.

.Una persona no puede sacar a otra persona de un problema emocional propio. Solo puede ayudarla con decisión, acompañarla.

.Si a un problema real le añadimos sentimiento de impotencia y nos minusvaloramos, el resultado es que tenemos un problema insoluble. Sin impotencia el problema podría resultar un enorme reto pero cabe la posibilidad de ser solucionado.

.Ante problemas reales, tras contemplarlos con frialdad objetiva, lo que hay que hacer es plantarles cara y ánimo real. Yo puedo, tengo estatura suficiente y valor moral para, al menos, enfrentarlo.

.La incertidumbre nos reporta cuatro cosas: espíritu explorador, atención, capacidad de aprendizaje y creatividad. El ser humano está diseñado para, en situacuiones de crisis o de cambio profundo, incrementar estar capacidades.

.Esto se debe a un incremento del riego sanguíneo al lóbulo prefrontal, se genera dopamina, que nos invita a explorar, con atención, creatividad y capacidad de aprendizaje; en suma, ilusionados en medio de la dificultad.

.En el interior del cerebro se encuentra el sistema límbico, que viene de la voz griega limbos, que significa anillo y tiene esta forma. También quiere decir "puerta a otra dimensión". Ahí es nada. Dentro del sistema límbico hay una estructura con forma de almendra, llamada amígdala (nombre griego de esta fruta). Ante una situación de peligro, por ejemplo, la amígdala se pone en modo de alarma y gobierna temporalmente el cerebro hasta que cese la situación.

.La amígdala pone en marcha mecanismos ancestrales que nos dan opciones para superar la situación adversa. Son muy primarios: Huída, ataque o bloqueo. Si se trata de huir, la amígdala nutre muy generosamente los músculos precisos para salir corriendo, recortando al máximo la distribución de sangre a zonas no vitales en ese preciso instante.

.Estos son mecanismos atávicos que desde hace miles de años viene ayudando a protegerse a los primates de ataques de fieras, por ejemplo. También, sin darnos cuenta, se activan ante ataques mentales, como pueda ser el proceso mental ante la pérdida de un empleo, cosa que reporta sentirse uno ultrajado, abandonado, rechazado, y ante esto, adquirimos el mismo modo cerebral que tendríamos ante el depredador.

.Cuando damos muchas vueltas a una cuestión que nos afecta, y lo hacemos en negativo, insistentemente (conmigo no va a contar nadie, no valgo para nada). Se sabe porque se ha estudiado con resonancia funcional magnética, que este tipo de pensamientos o conversaciones en negativo se tienen en la parte prefrontal, a la altura del ojo derecho. Esto está muy cerca del gran cígulo anterior, que transmuta la idea, el pensamiento, en un sentimiento. Uno pasa de pensar que es incapaz a sentirse incapaz y, por tanto, se incapacita. El cíngulo anterior activa la amígdala, que acaba decidiendo ser la protagonista de la historia, la protagonista de nuestra vida. Nos secuestra.

.La amígdala segrega un sistema de alarma, que es una hormona llamada cth, el sistema de alarma es el sistema nervioso simpático que activa las glándulas suprarrenales, que están encima de los riñones; estas segregan adrenalina y cortisol. Cuando tenemos un estado de ánimo negativo, por tanto, segregamos cortisol, cambiando la química de la sangre y el efecto es que nuestro cerebro entra en modo de ataque huída o bloqueo. Nos volvemos agresivos, irritables, y nos ponemos a la defensiva.

.Nuestro ADN está dentro de los cromosomas que están taponado por telómeros que impiden que el ADN se abra, se deteriore; los estados de ánimo negativos, prolongados, desgastan los telómeros, reducen el nivel de telomerasa con lo cual, vivimos menos. Y peor.

.Si de pequeños nos considerábamos unos incapaces, hicimos una descripción propia y aun hoy podemos confundir lo que somos con la descripción que hicimos de nosotros mismos en la infancia.

.Cambiando la mentalidad podemos cambiar los aspectos externos de nuestra vida. Si uno pierde su trabajo no debe sentirse un don nadie porque no ha perdido su calidad como ser humano, no ha perdido sus recursos, no ha perdido la belleza y la sabiduría que hay en su interior.

.Cuando una persona se pone a buscar es impresionante lo que puede emerger.

.El ejercicio físico libera oxitocina, que cierra la amígdala. Aumenta el hipocampo; por tanto, el ejercicio es una necesidad y más cuando uno está deprimido o negativo.

-- ¿Porqué yo, porqué a mí, qué he hecho para merecer esto?. --Estas preguntas no conducen a nada bueno.Centrarse en el problema no conduce a nada: hay que centrarse en la oportunidad.

.Cuando uno se centra en la oportunidad, piensa en positivo, en lo que es viable, se activa el sistema reticular activador ascendente que focaliza, abre miras, percepciones, nos alerta ante la oportunidad, nos hace verla quizá con nitidez, cuando en estado de bloqueo habría pasado de largo con toda seguridad.

.La risa libera betandorfina. No se trata de reírse del problema o de uno mismo sino de reírse. La betandorfina cierra la amígdala.

.¿Es preferible tener razón (razones y excusas) o tener resultados? Puede resultar tener razón en haber sido injustamente tratado, pero abundar una y otra vez en esa razón nos pone en dirección opuesta a los resultados, a la búsqueda de la oportunidad.

.Lo que el corazón quiere sentir la mente se lo muestra.

.El ser humano libre no es aquél que actúa de acuerdo a sus emociones sino aquel que actúa de una manera, como él ha elegido, independientemente de como se sienta.

14 oct. 2010

El Misterio de las Coincidencias.




**

19/10/10

Éramos 35 entre hombres y mujeres, cuyas edades oscilaban entre los veintimuchos y cincuentipocos años, conviviendo sin empalagos en plena sierra madrileña y durante todo un fin de semana, en lo que llaman un monasterio del siglo XXI.

Quedan ocho fines de semana hasta junio para conocernos. A nosotros mismos; aunque a priori parezca que es a los otros...

Esa experiencia de relación es para mí... igualito que hallar un oasis en medio del desierto.

Qué gusto da encontrarse con la consciencia manifestándose poderosamente a través de mis congéneres.

Y aunque los días fueron muy soleados, llovieron sincronías a chuzos que alegraron profundamente mi corazón y alimentaron mi confianza.

12 oct. 2010

Atrapados en la perspectiva.

Alberto Montt


Nacemos libres, pero la familia, la sociedad, la cultura nos mete en una jaula de barrotes limitadores que no nos dejan ser lo que somos.

¡Qué fácil a veces es ver la jaula en el vecino y qué difícil ver en la que estamos metidos!


http://planocreativo.wordpress.com/2010/10/11/la-jaula-del-vecino/

**

La perspectiva puede convertirse en una jaula sin pestillo a través de cuyos barrotes hemos metido la cabeza mientras los sentimos incrustrados en nuestras clavículas coartando los impulsos más genuinos.

No de otro modo es posible soportar el peso de la responsabilidad que deriva de la libertad de elegir en cada instante. Un peso que no es tal, salvo cuando se opta por delegar en otros dicha responsabilidad.

Los barrotes, hechos de juicios y de miedos, son la excusa perfecta para mantener la cronicidad de los conflictos, mientras la impotencia se debate sin cuartel agotando toda la energía necesaria para promover un cambio.

8 oct. 2010

Convivencia.


 La más difícil hasta que se aprende.
Cortometraje "CONVIVIR" de Edgar Lledó


**

Convivencia: Acción de convivir.
Convivir. (Del lat.convivere): Vivir en compañía de otro u otros. (Drae)

**

La convivencia es una forma de vivir que debemos escoger desde muy jóvenes. Para la convivencia positiva es necesario el respeto, el amor, entre otros, debemos tolerar costumbres de otras personas.

'El ser humano, tiene dos necesidades sociales básicas: la necesidad de una relación íntima, estrecha con un padre o un cónyuge y la necesidad de sentirse parte de una comunidad cercana e interesada por él. Somos fundamentalmente animales grupales y nuestro bienestar es mucho mayor cuando nos encontramos en un ambiente armónico, en el cual vivimos en estrecha comunión.'

La investigación ha mostrado que cuando estamos solos estamos más predispuestos a sufrir accidentes, enfermedades mentales, suicidio y un amplio espectro de enfermedades. Para la supervivencia es indispensable la independencia y la autoconfianza, pero en el discurrir de nuestra vida no podemos prescindir del apoyo y de la compañía de los otros.

Como señalan ciertos exponentes del existencialismo no puede haber un "yo", sin un "tú". Esta interdependencia social es mucho más que un abstracto concepto filosófico, constituye una necesidad humana fundamental.

Es la condición de relacionarse con las demás personas a través de una comunicación permanente fundamentada en afecto y tolerancia que permite convivir y compartir en armonía en las diferentes situaciones de la vida. (Wikipedia)

**

Israelíes contra palestinos, alemanes contra judíos, blancos contra negros, autóctonos contra inmigrantes… Cada día me siento más ciudadano del mundo. Cada vez pienso con más convicción que las fronteras separan, que las banderas enfrentan y que los himnos dividen. No hay más nación que el mundo, más bandera que la piel del ser humano y más himno que el de la fraternidad universal. Por eso creo que los inmigrantes que hoy entran en nuestro país tienen todos los derechos, necesitan toda la solidaridad y merecen todo el respeto. Por eso pienso que hay que acabar con los estereotipos y con los prejuicios que nos hacen ver a “los otros” como intrusos, como malos y como enemigos. Miguel Ángel Santos Guerra


**

La convivencia entre individuos en el mundo virtual en general, y en la blogosfera en particular, es un fiel reflejo de la convivencia en el mundo que conocemos como 'real'. Si bien las experiencias necesariamente se van plasmando de un modo muy distinto, en tanto no hay contacto corporal de ningún tipo, en el aspecto psíquico, las palabras, las imágenes y los sonidos son tan capaces de romper ciertas barreras, que a menudo se producen experiencias que por su genuina pureza resultan incluso más deseables.

Sin el freno relativo que supone la presencia-influencia del otro, cierto es que uno puede vivirse a sí mismo y a sus percepciones más inventado que nunca; lo que en el peor de los casos puede desencadenar mayores conflictos en los intercambios, y en el mejor siempre será una oportunidad inusitada para practicar lo afectivo sin el gran prejuicio que la visión representa.

Dice San Internet que hoy día 8 de Octubre se celebra el Día Mundial de la Visión; casualmente el sentido corporal al que mayor cobertura le da nuestra corteza cerebral. También dice que el 50 % de la información que recibimos de nuestro entorno la obtenemos a través de los ojos, que esa ingente cantidad de datos que aporta un simple vistazo se guarda durante un segundo en nuestra memoria, pero que luego la desechamos casi toda. O sea, que no nos fijamos en casi nada...

Quizá por eso una de las muchas ventajas de desarrollar la convivencia a través de esta ventana, al menos al comienzo de  los intercambios, es que precisamente mirando de forma tan reducida al otro podemos 'verlo' muchísimo más que si lo tuviéramos delante. Claro que no sostengo que esta fórmula sea un fin en sí misma, pero como medio para conocer congéneres de todo el planeta y desarrollar vínculos afectivos con ellos conlleva resultados incomparables, cuando menos en lo que a la rapidez, la diversidad y el hallazgo profundo de afinidades se refiere. Otra cosa es el efecto que, luego de saltar a escena, nos produzca toparse con un conocido que se nos volviera extraño de repente... Pero esa es una impresión-secuela que siempre dependerá del grado de honestidad vertido en los intercambios, de lo que cada uno busque-necesite hallar en el otro y del desfase entre las respectivas autopercepciones. 'Problemillas' esos que también se dan fuera de aquí, así que...

Este verano asistí cinco días a un taller-convivencia  de psicología transpersonal con otras treinta y cinco personas. Una de las actividades consistió en movernos todos libremente con los ojos tapados a través de una gran sala acristalada, al son de la inspiradora música, siempre tan despertadora de emociones... Fue aquella una experiencia tactil, auditiva y olfativa tan asombrosamente poderosa como inenarrable, a la que nos atrevimos a entregarnos precisamente porque sólo nos era posible sentir lo que hacíamos. Con profundo e íntimo regocijo a nadie le fue ajeno de qué modo el cerebro al no ver, piensa-juzga infinitamente menos, permitiendo espacios de libertad para la comunicación no verbal que impulsa a las personas hacia un marco afectivo mucho más intenso, muy nuevo, que nos fue liberando poco a poco de pudores hasta entonces inapelables....

Creo que, de alguna forma, el espíritu de esa clase de libertad también funciona aquí en Internet, un lugar en el que si bien somos físicamente inabordables, no hay duda de que logramos tocarnos el alma los unos a los otros mucho más de lo que algunas personas podrían decir en toda su vida de relación.

Tal como decía arriba ese señor de nombre paradójico, también yo me considero cada día más ciudadana del mundo gracias a este medio, y aunque a veces diga que me siento aislada, sé que es una percepción anómala que no tiene nada que ver con lo que suele llamarse realidad. Las fluctuaciones de mis conflictos internos, sin duda en fase de resolución, lejos de impedir que cada día crea con más fuerza en la auténtica convivencia, la única a la que todos de una u otra forma aspiramos, están representando una plataforma de aprendizaje a través de la cual cada vez me siento más identificada con el objetivo global de la hermandad universal.

A diario me voy dando cuenta de que la convivencia que sólo puede funcionar para todos los seres de este barco planetario radica fundamentalmente en el amor incondicional a uno mismo, que luego de ser experimentado de forma genuina e inexcusable dentro, necesariamente habrá de irse reflejando en las relaciones que se establezcan fuera. En ese sentido, Internet también es un incomparable marco para que aquellos que no tenemos muchas habilidades sociales lo practiquen.

Ocurre que en el denodado ejercicio del individualismo que solemos ejercer los seres humanos, suele pasarse por alto a menudo que absolutamente todos conformamos un mismo tejido, y que no hay un solo ser sobre la tierra que no contribuya al sostenimiento del mismo. Y así como no procede que, por ejemplo, las neuronas de un mismo cuerpo conciban su ventaja sobre las células del intestino grueso, dado que si no fuera por éstas, el cuerpo entero se ahogaría en sus propios detritus, tampoco procede que unos seres se crean con el derecho a minimizar y/o pisotear la labor de quienes contribuyen de una u otra forma a privilegar la estancia de otros en la tierra, por mucho que nos neguemos a integrarlo desde nuestra estrecha consciencia de sufridores. Y, sin embargo, ese tejido humano se ha hecho tan inmenso, y al tiempo la historia egocentrada de todas sus células ha sido siempre tan controvertida, cada una barriendo para sí misma en el intento de hacerse un sitio en este planeta cuajado de intrincadas relaciones, que en su pugna por prevalecer unas sobre otras, aún no han logrado coordinarse en lo esencial para la subsistencia del conjunto, más abocado que nunca a una espiral autodestructiva.



Diagnóstico impepinable


Porque convivencia no es sólo compartir vivienda y demás patrimonios con otros seres, sino sobre todo vivir en el mundo ampliando y compartiendo consciencia en todas direcciones con grandes dosis de inteligencia y lucidez, y porque convivencia no es sólo comunicar nuestra perspectiva al mundo, sino praticar y cultivar la inteligencia emocional para establecer relaciones pacíficas y saludables con él, se hace por completo imprescindible la asunción plena de la libertad y la responsabilidad que como individuos tenemos ante lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos con todo eso que somos, tenemos y hacemos.

Convivencia, en suma, es aceptar que todos los que aquí estamos tenemos por principio idéntico derecho a estarlo, y que por muy difícil y penoso que algunos seres parezcan hacérnoslo, no podemos contribuir a empeorar el estado de las cosas sumando gratuitamente nuestra ira a la ira universal que tan desorbitadamente se va desplegando por todos los rincones.

Porque... ya es hora de que, queramos o no saberlo, comprenderlo y admitirlo, en el saldo total del mundo todos hallaremos en la adecuada proporción el resultado conjunto que como especie nos merecemos.



El mayor de todos los errores estriba en no hacer nada porque sólo puedes hacer poco.  
Sydney Smith

Universo. Dame serenidad para aceptar aquellas cosas que no puedo cambiar. Coraje para cambiar aquellas que sí puedo. Y sabiduría para reconocer la diferencia.
Oración de Alcohólicos Anónimos

Lo conseguimos porque no sabíamos que era imposible
.
Gustavo Montilla

Yo valgo dos y tú vales dos, pero juntos no valemos cuatro, sino ocho
Marilyn Ferguson

La mejor victoria es aquella en la ganan todos.
Salomón



Con humor todo sabe mejor.


**

12/10/10

Después de ver todos blogs que han participado (todos, no, sino los que hasta ahora han editado los promotores), me quedo con el espíritu de este vídeo a modo de síntesis.